2.- Indianapolis Colts

El tiempo de Andrew Luck se está acercando. Todas las predicciones que tenía el QB de Stanford por allá del 2012 se han hecho realidad y es la próxima gran estrella de la NFL, la temporada del 2015 solo puede consolidar su supremacía y hasta lo puede colocar como el mejor QB en toda la liga.

Para eso en la agencia libre le trajeron a veteranos que no harán más que ayudarle para que ese proceso ocurra más rápido. Nombres como los de Frank Gore y Andre Johnson le traen al equipo una experiencia clave para jugar en enero. T.Y. Hilton ha demostrado que es una arma confiable en lo profundo del campo y puede cambiar el rumbo de cualquier partido en una jugada. El que ha estado en deuda es Coby Fleener, compañero de Luck en Stanford, se esperaba que su transición a la NFL fuera más fácil por ese motivo pero ha quedado a deber. Su línea ofensiva sigue siendo una de las debilidades del equipo y no hicieron mucho por mejorarla en la offseason.

La defensiva es la que estará bajo observación toda la temporada. Trent Cole llega de Philadelphia para reforzar un pass rush inexistente. Vontae Davis respondió de la mejor manera luego de su llegada de Miami pero perdieron a LaRon Landry. Que su primera selección en el draft fuera un WR y no un secundario habla mal de una gerencia que no tiene una buena reputación en la liga.

Los Colts apuntan de nuevo para dominar su división, los Texans se presentan como la amenaza más fuerte, pero si no pasa nada raro, dominarán el Sur de la AFC una vez más. La pregunta es si Luck está listo para dar ese paso y jugar su primer Super Bowl, está destinado a jugarlo en algún momento, en Indy esperan que el primero sea en San Francisco.