Miami Dolphins.

SUH MIAMI

Bajas clave: Brian Hartline, Mike Wallace, Randy Starks, Jimmy Wilson.

Altas clave: Brice McCain, Ndamukong Suh, Greg Jennings, Jordan Cameron, C.J. Mosley.

Construidos y armados para destronar a los Patriotas en la Este de la AFC. Aquí está, muy posiblemente, la mejor frontal de toda liga. Nombres como Cameron Wake, Earl Mitchell, Olivier Vernon, el novato Jordan Phillips y el ahora multimillonario Ndamukong Suh, deben intimidar a cualquier ofensiva. Si es a la de Nueva Inglaterra, mejor aún. Y la secundaria no se queda atrás, si bien la baja de Louis Delmas es dolorosa y pone un asterisco en dicho departamento, jugadores como Brice McCain, Reshad Jones y Brent Grimes son backs seguros. Una gran defensa, no hay duda, sin embargo, me parece que la clave de Dolphins está en el ataque.

Jordan Cameron, Greg Jennings, Lamar Miller y Jarvis Landry en conjunción con uno de los mejores novatos de la clase 2015, el ex Lousiville DeVante Parker, y comandados por Ryan Tannehill… no suena nada mal eh. Aparte, poseen una línea ofensiva sólida donde Mike Pouncey es garantía llamando los bloqueos y movimientos.

La clave: Ryan Tannehill. Tannehill es, sin discusión, un mariscal completo. Sus números de la temporada anterior (4045 yardas, 27 TD, 12 INT) nos dicen que está en el umbral de ser un grande, y éste es su momento. En otras palabras, que el éxito de su equipo pase por su brazo. Mostrarse como un líder en la adversidad sin duda inyectaría confianza al resto de la unidad y motivación extra al saberse para cosas grandes. Más si lo hace contra los Patriotas.

Mi duda: Joe Philbin. Hay algo en Philbin que nunca me ha terminado de convencer, y está por verse qué tanto hace con todo el talento que tiene en las manos. En el peor de los casos, sería una temporada como la anterior, pero Dolphins ya lleva varios avisos, ganando poco a poco notoriedad y quedándose a una o dos rayitas de playoffs. Este año eso debe cambiar.