Atlanta Falcons.

JULIO JONES

Bajas clave: Josh Wilson, Steven Jackson, Corey Peters, Jonathan Massaquoi.

Altas clave: Justin Durant, Jacob Tamme, Brooks Reed, Adrian Clayborn.

El caballo más negro, y no lo digo por sus colores, sino por lo que silenciosamente han estado haciendo. Primero que nada su nuevo Coach, Dan Quinn, quien junto con Pete Carroll fue el arquitecto de la “Legión del Boom” y en general de ese tremenda defensa que borró a Denver en el SB XLVIII. ¿Y qué es lo que ha hecho Quinn? Naturalmente, defensa. ¿Con quienes? Qué tal suenan los nombres Vic Beasley y Jalen Collins, novatos muy bien calificados y de impacto inmediato. Y en cuanto a las adhesiones vía agencia libre, resaltan los nombres de Justin Durant y Adrian Clayborn, defensivos probados que vienen a reforzar a unos Falcons urgidos de talento de ese lado del balón. Y es que si algo tenía este equipo, a pesar de su horrorosa temporada 2014, es talento ofensivo y por eso es que Quinn se ha enfocado en lo que sabe hacer, aunque no duden que haya cambiado la dinámica del tridente Matt Ryan, Julio Jones, Roddy White, tres jugadores que cualquier ofensiva de la liga envidiaría a los que se suma un ala cerrada confiable como Jacob Tamme. En cuanto a los corredores, los Falcons vieron partir a Steven Jackson, lo cual en mi opinión es una gran noticia pues Jackson ya no era ni la sombra de lo que fue en Rams y atrás de él Devonta Freeman estaba más que listo para tomar las riendas. A él se suma el novato Tevine Coleman, quien podría incluso quitarle la titularidad.

Otro elemento a tomar en cuenta: su calendario de mediana dificultad y la división. La NFC Sur del 2014 se caracterizó por ser una de las divisiones más vergonzosas en la historia de la NFL. Dudo que repitan ese récord perdedor general pero… tampoco veo una gran mejoría en Panthers y Saints. ¿Bucaneros? Ellos sí que son incógnita, tienen mucho talento joven y bien podrían ser otra de las sorpresas de este año, aunque, repito, creo que Quinn está preparando una defensa precisamente amoldada a Brees, Winston, Evans, Cam y demás. Y en cuanto al resto de su calendario, podrían beneficiarse de rivales como Jaguars, Redskins y Titans para ahora sí llevarse la NFC Sur con autoridad y no esperar milagros. ¿Podrían aspirar a más? Me atrevo a decir que sí y que no van a ser un rival cómodo si llegan a postemporada.

La clave: Las lesiones. Piezas importantes como Jake Matthews, Freeman, Roddy White, y ahora el LB Brooks Reed están en duda para comenzar temporada. Si no regresan a tiempo, es decir, en menos de tres juegos y Falcons comienza con el pie izquierdo, olviden todo lo escrito. Lograrán superar su 6-10, sí, pero el resto de sus aspiraciones podrían quedarse sólo en eso.