Las porristas de los Tampa Bay Buccaneers fueron a una casa de sustos con motivo del mes del Halloween.