Este miércoles se pone fin a la carrera europea de Carlos Vela, quien abandonará la Real Sociedad para enrolarse en la MLS, lo cual sabemos es un retiro deportivo. Por si alguien no recuerda, Carlos salió de aquella camada de futbolistras campeones del mundo en 2005, y fue fichado por el Arsenal en ese mismo año.

Tras doce años surcando las canchas europeas, ¿qué tan bien parado queda «el bombardero»?

Faltó consolidarse

Si un equipo como el Arsenal se fija en ti es porque tienes muchísimo potencial, y Vela fue una de las apuestas más fuertes por las que Wenger se decantó. Pero por alguna razón nunca terminó por consolidarse. ¿A qué se debió? En ese momento nos lo preguntábamos, pero con el paso de los años fuimos dándonos cuenta de la realidad, y es que Carlos no era precisamente el más entregado, y en Inglaterra te la juegas hasta en los entrenamientos.

Época errante

Con la incertidumbre que resultó Arsenal en su carrera, se vino una época de préstamos interminable. Pasó por Salamanca, Osasuna, West Bromwich Albion, hasta que finalmente terminó aterrizando en la Real Sociedad, equipo donde por fin encontraría la paz y mostraría su mejor rostro. Pero el drama estaba por empezar.

El no al TRI

Este es un pasaje que muchos no entendimos y, a la fecha, seguimos sin igual. La teoría más aceptada es que estaba molesto por una sanción que le habían impuesto tras una concentración con el TRI. Otras alegan que no le «inspiraba» jugar para la Selección Nacional, pero a quién, en su sano juicio, no le inspira jugar un Mundial. En mi caso, pienso que pudo haber alguna cláusula escondida en su contrato con la Real.

Al final, todo fue excusas y Carlos Vela no vistió la playera del TRI en Brasil 2014 en su máximo momento, ya que en Anoeta registró números de verdadero crack, con 19 goles y 12 asistencias, algo que no se volvió a ver ni se verá.

Retiro anticipado a LA

La gente que ha tenido la oportunidad de estar a su alrededor, describen que Vela no es precisamente fan del fútbol, que si bien tiene talento, esto lo ve como un trabajo más. Si lo vemos desde ese punto, no sorprende que a los 28 años decida dejar todo de lado e irse a asegurar su futuro en el nuevo equipo de Los Angeles. Además, su rendimiento con la Real venía de más a menos, así que se nota que ya no estaba a gusto.

Cómo resumir su carrera

Su carrera es una calca de su personalidad, un jugador enigmático, difícil de leer, con un talento tremendo pero que nos regaló a cuentagotas. Si lo comparamos mano a mano con el ídolo de multitudes, Javier Hernández, Vela se lo lleva de calle, sin embargo, éste no tiene el hambre y empuje que muestra el famoso «Chicharito», y si a eso le agregamos el hecho de que no estuvo en Selección durante su racha más efectiva, deja un sabor de boca muy amargo de lo que pudo ser y no fue.

Eso sí, en la Real Sociedad dejó una huella importante, jugando más de 200 partidos y aprovechando el mejor momento de su carrera.

De esta forma, Vela cierra su capítulo europeo con más malas que buenas, y tristemente terminará perdiendo protagonismo en los campos sin alma de la MLS.