Weeden: La personificación del miedo

Una cosa es cierta Brandon Weeden no es el único culpable de las derrotas consecutivas de los Cowboys, pero, si el máximo responsable y si se puede argumentar que no perdió el ovoide en muchas ocasiones, que fue cuidadoso, si, pero eso fue precisamente lo que iba matando de a poco a los Cowboys en sus 2 titularidades comenzaba bien, corriendo el ovoide y completando la mayoría de sus pases de corto yardaje, pero, después de los ajustes del medio tiempo tanto Atlanta con New Orleans se dieron cuenta que cargando la caja con linebackers sería suficiente para detener la ofensiva vaquera ya que detendrían el ataque terrestre y obligarían a Weeden a buscar envíos, más allá de 5 yardas y justo ahí es donde el ex Oklahoma State parecía petrificado y muerto de miedo por lo que la defensiva tenía que pasar mucho más tiempo en el terreno, esto no quita responsabilidad a Marinelli y su falta de ajustes pero sin duda el factor de tiempo de posesión terminaba por quebrar a la defensiva.

Cowboys con Weeden son un equipo por debajo del promedio, timorato, sin la capacidad de alargar el terreno de juego, un equipo sin esa chispa que se necesita para ganar partidos cerrados, sin duda con Weeden los Cowboys no iban a ningún lado.