Después de empezar la temporada con un récord desastroso de 0-4, Los Angeles Chargers se han recuperado y están a un juego de alcanzar la cima de su división. No debe sorprender a nadie ya que a pesar del mal inicio, han jugado excelentes partidos, dando pelea en todos y cada uno de ellos.

Se enfrentaron a dos de los mejores 4 equipos de la NFL actualmente en Philadelphia y New England, perdieron ambos partidos, sin embargo dieron pelea en las dos ocasiones, llevando el partido hasta la última serie ofensiva en la cual fallaron en su intento por empatar. Lo cual demuestra lo competitivo que este equipo puede llegar a ser.

Veamos a qué se debe el aumento en su nivel y cuáles son las expectativas para estos Chargers.

DEFENSA

La mejora de esta unidad es la que ha representado el crecimiento en el nivel de este equipo. Melvin Ingram y Joey Bosa afectan el juego de una impresionante manera al poner presión por los costados. Las ofensivas rivales tienen que recurrir a protecciones de 7 hombres, lo cual facilita el trabajo de la secundaria al tener menos rutas que cubrir.

Casey Hayward está jugando a un altísimo nivel y seguramente será seleccionado al Pro-Bowl, sufrieron la baja de un excelente CB en Jason Verrett, pero Hayward ha dado el paso al frente tomando la posición de CB1. Tre Boston también ha sido una grata sorpresa, creando jugadas grandes y siendo muy eficiente en cobertura.

OFENSIVA

Philip Rivers siempre ha pertenecido a lo mejor de la liga en cuanto a QB, quizás no recibe el mérito que debería debido a que durante su carrera ha contado con equipos muy endebles en cuanto a talento y no ha conseguido cosas importantes. Sin embargo sus equipos siempre juegan a un nivel más alto de lo que el talento en ellos indica. La competitividad del QB es la que ha traído a este equipo a estar en una buena posición para pelear por su división.

Su agresividad en las decisiones y confianza en su brazo, por momentos, lo llevan a tomar malas decisiones que derivan en cambios de posesión, pero esa misma agresividad y confianza también le ha rendido frutos creando jugadas grandes.

El tener nuevamente sano al WR Keenan Allen le ha abierto el plan de juego al OC Ken Whisenhunt, Allen corre quizás las mejores rutas en la liga. Normalmente atacando la zona por detrás de los LB’s, liberando así a Travis Benjamin para atacar a lo profundo con su velocidad. Austin Ekeler y Melvin Gordon también brindan valor al juego aéreo, ya que ambos se especializan en tener unas excelentes manos.

¿PLAYOFFS?

Los Chargers se jugaran la vida el 16 de Diciembre ante Kansas City, seguramente el ganador de ese juego es quien se llevará la división. El balance que ha mostrado Los Angeles y el gran momento en el que se encuentran, me hacen pensar que tienen todo para vencer a su rival, el resto del calendario es relativamente sencillo y no me sorprendería que ganaran todos los juegos restantes.

Es difícil confiar en un equipo que en los últimos años la inconsistencia se ha apoderado de ellos, pero finalmente tienen una defensiva confiable en todas sus líneas y una ofensiva capaz de mover el balón. Si los Chargers no se disparan en el pie, ganarán su división y estarán en playoffs.