Desde que llegó David Moyes, Javier Hernández no ha visto un solo minuto con la playera del West Ham, pero no se alarmen, esto sucede porque Javier regresó lesionado de la fecha FIFA y hasta el momento no está ni siquiera entrenando, pero se espera regrese el domingo ante el City de Pep.

Durante este parón, se ha manejado toda clase de rumores en cuanto a su futuro se refiere, incluso, el propio delantero ha tenido que salir a desmentir que se vaya a marchar del equipo.

A pesar de lo que diga el Chicharito, los cantos de sirenas seguirán durante las próximas semanas, y más cuando se aproxime el mercado de invierno en Europa. Por ello, veamos qué tan buena idea es seguir en este club londinense.

Liga demandante

Empezamos por lo bueno. De entrada, Javier no está jugando en cualquier parte, sino que se encuentra en una liga, incluso, por encima de la Bundesliga, donde jugaba la temporada anterior, y en la cual semana a semana se topa rivales muy demandantes, a tal grado que el West Ham, quien hizo una importante inversión económica, está teniendo muchos problemas para imponerse incluso a los rivales de abajo de la tabla, lo cual demuestra el nivel de exigencia que requiere el torneo.

Es el fichaje estrella

El club aposto por él, y le tiene confianza, por lo mismo, y como dije en otro momento, David Moyes no tendrá más que ponerlo, al menos de aquí a que se abra el mercado de fichajes, ya que fue la contratación estrella del verano. Así que oportunidad de mostrarse tendrá y de sobra.

No hay muchas opciones

Si se estuviera hablando de un salto a España o tal vez de vuelta a Alemania, donde sabemos que ya se sabe desenvolver, no me parecería tan malo pensar en un cambio, pero a la fecha los únicos trascendidos hablan de que podrían traerlo de regreso a la Liga MX o peor, el típico de llevárselo a la MLS, que por cierto, arranca hasta marzo, lo cual le dejaría mal parado de cara a Rusia 2018, así que no es opción.

Todo está en él

Su equipo está en llamas, peligrando el descenso, con un técnico nuevo que viene de varios fracasos. Con ese panorama, no me parece que Moyes se vaya a andar por las ramas, al contrario, deberá colaborar junto con el mexicano para sacar este equipo del hoyo o sus cabezas peligran. Chicharito dijo hace no mucho que le gustan los retos, por lo mismo, deberá quedarse como capitán del barco, incluso si este se hunde. Hay que morirse en la raya y más teniendo el Mundial a la vista.