Quedaron definidos los cuartos de final de la Copa MX del Apertura 2017. Chivas tuvo que vencer a quien ya comienza a ser su cliente, Atlas, y ahora aspira a un pobre consuelo después del enorme fracaso en el torneo de liga.

El resto de las llaves se ven algo claras: Pachuca le gana a Xolos; Monterrey vence a Santos y América se deshace de Gallos; pero con Chivas y Atlante la situación no es tan clara.

Muchos podrán decir que Atlante es poca cosa y que por ser equipo de Liga Ascenso es un platillo más digerible; pero para aprovechar esas circunstancias se necesita de un equipo con claridad al frente que aproveche todas sus llegadas, cosa que Chivas no hace.

Las cosas buenas de Chivas

Aunque es la única competencia en la que Chivas sigue vivo, Matías Almeyda no soltó al cuadro titular; sus principales variaciones se vieron en la defensa, donde vimos de inicio a Manuel Mayorga y Hedgardo Marín en vez de Oswaldo Alanís y Carlos Salcido.

Estas variables dejan buenos dividendos sobre todo en la portería, pues la actuación de Miguel Jiménez dejó claro que puede ser la alternativa ante la inminente salida de Rodolfo Cota en la portería rojiblanca.

Comenzaba a ser frustrante saber que el primer portero mexicano en la historia que juega un partido de Champions League viene de la cantera de Chivas y no va estar en Chivas; pero Miguel Jiménez brinda esperanzas.

Las cosas malas de Chivas

Los de Matías Almeyda carecen de contundencia; su delantera es sumamente chata: un delantero que no hace goles (Ángel Saldívar), un güero que vive de la chiripada del torneo pasado contra Puebla (Carlos Fierro) y un americanista de clóset que se vive en los antros y tiene accidentes automovilísticos (Alan Pulido) no han sido solución.

Por la forma en la que se dio el partido en el Nemesio Diez, donde al final fueron los penales los que le dieron la victoria a los potros, es posible pensar que Atlante podría caer ante el Rebaño Sagrado.

¿Pero qué posibilidades tiene Chivas ante Atlante? Muy pocas a decir verdad. El segundo tiempo del Clásico Tapatío evidenció una enorme falta de oficio por parte del cuadro rojiblanco, quien se vio superado ampliamente por los zorros.

Todo pinta para un partido aburrido donde el cero a cero motive los penales. En ese contexto saldría la figura de Miguel Jiménez y así Chivas pasaría a la siguiente ronda, sólo así.

¿Le alcanzará para el bicampeonato?

No hay motivos para pensar que Atlante pueda vencer al cuadro tapatío en los 90 minutos; pero tampoco existen argumentos futbolísticos por parte del cuadro rojiblanco para suponer que son capaces de ganar un partido por sí mismos.

Aquí no se puede avanzar por posición en la tabla, así que tarde o temprano llegará una vez más el momento donde la ausencia de un jugador fresco, ese refuerzo que nunca llegó y la directiva no pudo conseguir, le va hacer falta.

Matías Almeyda ya demostró que la copa le está sirviendo de algo: descubrió a un gran portero que suplirá a Cota. El resto de los partidos de liga deberían servir con ese mismo fin para probar jugadores jóvenes y tal vez así conseguir un cuadro interesante para la copa.

La falta de contundencia de Chivas y esos lapsos como los que evidenció contra Atlas en el segundo tiempo hacen pensar que no habrá bicampeonato, pues cuando enfrenten a Monterrey o América (dos seguros rivales de aquí a la final) poco podrán hacer.