Como todos los lunes, aquí tienen su columna “Cielo/Infierno” Ahora en etapa de Playoffs, hablaremos de las 3 mejores actuaciones que nos dejó la semana, cuyo resultado debería de ser un pase directo al cielo así como el de las 3 peores que de castigo deberían de llevárselos al infierno.

 

Tom Brady: Antes que nada, espero hayan podido ver el programa especial “Brady 6” donde nos narran lo que ocurrió en el  Draft del 2000. Aquel día, Brady fue seleccionado en la ronda 6 con la pick 199 (NO ES BROMA), sorprendentemente seleccionaron a 6 QBs antes que a él. Bueno, pues Brady se ha encargado a lo largo de su espectacular carrera en callar bocas y demostrar que el debió ser la 1era selección de aquel Draft. Coincidencia o no, justamente en la semana que salió el programa, Brady respondió con otra cátedra y paso para 6 TDs. Increíble, pareciera que lo hizo a propósito…..Tom Brady sabe, que de ganar los próximos 2 juegos, simplemente empezara a ser catalogado para muchos, como el mejor jugador de la historia. Híjole, creo que lo logrará. Que se ponga a temblar Joe Montana.

Alex Smith: Pocos QBs han recibido tanta presión a lo largo de la historia como Alex Smith. Esto, debido a que fue la 1era selección en el Draft del 2005, encima de jugadores como Aaron Rodgers, lo cual no le ha ayudado mucho. Desde su primer año, Smith recibió la oportunidad de ser titular en 7 encuentros, pero su actuación fue más que desastrosa – 1 TD y 11 INT – La presión se multiplicó y Alex nunca logró estabilizarse como el QB Franquicia que buscaba el equipo de San Francisco. Pero este año, TODO CAMBIO, sus números a lo largo de la temporada lo reflejan, 17 TDs y SOLAMENTE 5 INT. Es cierto son pocos TDs pero fue el QB titular con menos INT de la liga. Muchas personas, incluyéndome a mí, aún no creíamos en Smith y atribuimos su buen paso al buen equipo que lo rodea y a que no había estado en una situación en la cual él tuviera que arriesgar y ganar el encuentro. Bueno pues ésta semana ante los Saints, Alex nos mandó un recado y con 3 TDs aéreos y uno terrestre, incluyendo 2 drives finales en las cuales se echó el equipo al hombro, logró derrotar a los Saints. Aplausos y RESPETO para Alex por favor.

Hakeem Nicks: Muy complicado escoger a un solo jugador de los Giants para enviar al cielo, pero creo que es justo premiar a Hakeem. El WR de los Giants sufrió de lesiones a lo largo de la temporada, sin embargo, está más sano que nunca, ahora que su equipo lo necesita a tope. La semana pasada nos regaló un partidazo con 115 yardas y 2 TDs pero ésta semana simplemente se volvió loco, consiguió de nuevo 2 TDs pero ahora 165 yardas. Es cierto, que parte fundamental de ésto se lo debe a que tiene un QB Elite, así es, Elite. Su nombre es Eli Manning. Este dúo más el “Salsero” Cruz y Manningham son simplemente alucinantes. Se los dije desde hace un tiempo, los Giants son el caballo negro, y jugarán el Super Bowl XLVI.


Mención honorifica a los culpables de las nuevas ofensivas explosivas, las “Alas Cerradas”.                                 Aplausos especialmente para Vernon Davis,  Rob Gronkowski, Aaron Hernandez y Jimmy Graham. 

 

 

Green Bay: El campeón jugó durante toda la temporada como tal y logró un record de 15-1, realmente por momentos se veían invencibles. Pero para su mala fortuna, los playoffs llegaron en lo que parecía su peor momento. Si a ésto le agregamos la decisión de Mike McCarthy de descansar a sus titulares en la última jornada, a mi entender equivocada, la sorpresa de los Giants en el Lambeau Field era probable, pero de ahí a ser pisoteados, una gran diferencia. ¿Pero qué le paso a los Packers? Más allá de tener enfrente a un gran equipo, la ofensiva de los Packers no fue ni de cerca lo productiva a lo que nos tenía acostumbrados, con un Aaron Rodgers que por momentos parecía Tebow (Corriendo mejor que pasando), un grupo de WRs que se cansó de soltar pases (8 pases sueltos) y con un total de 3 balones sueltos (sin contar del que los árbitros los salvaron increíblemente) así, era imposible derrotar a los Giants. Por ahora a disfrutar desde el inferno los pocos días que les quedan como campeones.

Defensa Saints: Los Saints llegaban a los playoffs como el equipo más caliente, su ofensiva simplemente lucía imparable. En frente tendrían a una defensiva elite, pero con una ofensiva que dejaba mucho que desear. Los Saints tuvieron graves errores en todas sus unidades, 5 turnovers en total, 3 de la ofensiva y 2 de sus equipos especiales. Sin embargo, pese a eso, su defensiva los mantuvo en la pelea a lo largo del partido hasta que se nos derrumbó en las últimas 2 drives del encuentro. Esas 2 últimas drives fueron LA DIFERENCIA, y por ende, la mayor parte de la culpa de la derrota debe de caer en su defensiva. Brees había dejado a los Saints arriba en el marcador a falta de 3:00 min, los 49ers estaban en su yarda 30, la remontada se veía complicada, pero oh sorpresa, con una defensiva para el olvido, los Saints permitieron un TD terrestre de Alex Smith. Pese a esto, Brees volvió a responder y dejo una vez más adelante en el marcador a los Saints, ahora faltaban 40 segundos y los 49ers estaban otra vez su yarda 30. No me pregunten cómo, pero vía Vernon Davis, los 49ers se las ingeniaron y volvieron a anotar un TD, esta vez el de la victoria. Tache, ¡TACHE a la defensiva de los Saints!

T.J. Yates: El novato seleccionado en la 5ta ronda, tuvo en innumerables ocasiones la oportunidad de convertirse en héroe y figura para los Texans, pero para su mala fortuna, acabó siendo el villano de la película. Es cierto que el playcalling de su coordinador ofensivo – Rick Denninson al final del encuentro fue lamentable y lo expuso mucho, pero él también tiene gran parte de la culpa con su mala toma de decisiones que dieron como resultado 3 intercepciones. Espero ésto no lo deje marcado de por vida y en un futuro lo podamos volver a ver en las canchas, aunque probablemente no sea así. Me da pena por T.J., es claro que aún no estaba listo, pero las circunstancias de la vida le pusieron por delante una gran oportunidad, oportunidad que no supo aprovechar.