Partido cerrado y entretenido que terminó con victoria para Dallas 20-19 sobre Miami, resultado que nos arroja panoramas distintos para el resto de la temporada de cada uno de estos equipos, por un lado Dallas consigue dar un paso adelante en la lucha por ganar la División Nacional del Este, asegurando estar a la cabeza por una semana más con record de 7-4 mientras que Miami se despide, si es que aun existía alguna pequeña posibilidad de pasar a la postemporada y ahora con record 3-8 y a falta de 5 juegos, no veo como los jugadores puedan siquiera jugar motivados en las siguientes semanas.

Ahora hablemos un poco del juego, al inicio Miami parecía que seguiría con la racha con la que llegó al encuentro de 12 cuartos sin recibir touchdown alguno y en las primeras dos series ofensivas de Dallas lograron interceptar el ovoide en 2 ocasiones sin embargo una de las claves del encuentro salió a flote; La ofensiva de Miami regresó a las andadas de ineficiencia en la zona roja que en gran parte lo tiene con record perdedor y lastimosamente para sus aspiraciones dejó con vida a Dallas y solo logró subir 3 puntos al marcador. “Conseguimos 2 turnovers, buena posesión de campo pero no fuimos capaces de trasladarlo en touchdowns” dijo el Tight End Anthony Fasano.

Más tarde en el juego, a falta de menos de 2 minutos en el reloj para el medio tiempo, Miami se volvió a disparar en los pies regalándole la pelota a Dallas después de un fumble derivado de un mal centro del novato proveniente de la Universidad de Florida Mike Pouncey que se fue por las manos de Mat Moore y dejó a Dallas en la yarda 5, quienes después conectaron un pase de touchdown para poner la pizarra 10-3.

Miami comenzó la segunda mitad con Mat Moore jugando un futbol arriesgado pero preciso y conectando a Marshall con un pase de 35 yardas, llevó a Miami a tomar la delantera del juego por 16-10. Pero más tarde comenzó el show de Tony Romo y la defensa de Dallas quienes liderados por DeMarcus Ware no dejaron de atacar y presionar en todo momento a Mat Moore consiguiendo 4 capturas. Por su parte Tony Romo calló muchas bocas y después de un inicio tambaleante en el cual sus números nos decían que tenia 2 pases interceptados de 5 intentos, terminó moviendo la ofensiva de Dallas 226 yardas y sumando 2 pases de touchdown. Adicional a esto aguantó los innumerables “blitz” que mandaba la defensiva de Miami y logró una última ofensiva casi perfecta dejando al pateador Dan Bailey con 3 segundos en el reloj solamente para que conectara un gol de campo de 28 yardas que le diera el triunfo a Dallas y con ello continuara la increíble racha de Tony Romo en juegos de “Thanksgiving” que ahora asciende a 5 ganados y cero perdidos.

Como bien apunta el QB de Dallas “Habrán historias escritas y habrá gente hablando de este partido, pero al final, fue una Victoria”