El periodismo deportivo está en crisis. Actualmente nos encontramos con medios de comunicación que mal informan a los aficionados, y muchas veces no es con mala intención, simplemente se da por ignorancia (falta de capacidad para corroborar), por querer ser los primeros en publicar, por la necesidad de obtener clics, entre otros motivos.

Con la globalización, hay que estar más atento a lo que sucede para no tropezar.

Con la globalización, hay que estar más atento a lo que sucede para no tropezar.

Casos concretos los podemos encontrar en algunas «noticias» generadas en las últimas semanas:

  • «José Mourinho da a conocer su 11 ideal con jugadores que ha dirigido», es lo que se leía en varias páginas WEB haciendo alusión a un artículo de Telegraph. Pero lo cierto es que esos once jugadores no los dio el DT, sino que era una selección del propio sitio.
  • «Orlando City jugará en una cancha morada». Varios compartieron la nota, cuando en realidad era falsa por el April fools’ day en EUA (tiempo después corrigieron, y es lo correcto; sin embargo lo mejor es rectificar la información antes de compartirla; ya que un lector puede que no se entere del error y se quede con una idea falsa).
  • «Andres Guardado candidato a MVP de la temporada». Cuando el ranking en realidad era del mes en la Eredivisie realizado por ad.nl
  • Alguien me podría decir en qué momento avaló la FIFA el estudio en el que se basó Pachuca para comparar la velocidad de Jürgen Damm..
La recomendación al lector es no dejarse engañar y checar bien las fuentes confiables.

La recomendación al aficionado es no dejarse engañar y checar bien las fuentes confiables.

Nadie está exento de equivocarse, a todos nos ha ocurrido; pero en el periodismo el margen de error debe ser cercano al 0%. La invitación es no hacer solamente copy paste, sino realmente involucrarse con la noticia buscando autentificar, muchas veces es una simple cuestión de leer bien.