Asia y Oceanía

25

El fútbol asiático siempre se ha caracterizado por estar lleno de brasileños, por lo mismo a nadie sorprendio que el Guanghzou estuviera invidado de amazónicos, futbolistas que poco a poco han ido profesionalizando una región a la que le ha costado mucho trabajo desarrollar un estilo propio, quedándose estancados en un fútbol muy veloz pero que carece de la chispa y el ingenio que este deporte requiere. El fenómeno que hemos presenciado en los últimos años es la aparición de magnates que adquieren equipos, al igual como pasa en Europa, pero en este caso, han logrado tentar a figuras en el ocaso de su carrera para que busquen asegurar su pensión monetaria.

La realidad es que el fútbol asiático está en bache del cual difícilmente podrá salir, en comparación con las demás regiones considero que es la más atrasada y la que menos ha evolucionado, incluso los equipos de países poderosos como Japón o Corea no muestran síntomas de progreso, ni siquiera con la buena infraestructura que han desarrollado.

El caso de Oceanía es, evidentemente el más alarmante, siendo ésta una región olvidada por FIFA y la cual sólo le importa para recabar votos. Desde la «mudanza» de Australia a la Confederación Asiática, el nivel futbolistico quedó sumergido en un hoyo y sin posibilidades de mejora, siendo un fútbol semiprofesional que se muy pobremente se lleva a cabo.