África

307394_med_.jpg

La Champions de África debe ser uno de los torneos más complicados que se disputan en el planeta fútbol, jugar en condiciones climática adversas, en estadios muy hostiles y no necesariamente en las mejores condiciones, aunado al hecho de tener que viajar por un gigantesco continente durante horas, esto es sólo una probadita de lo que debe pasar un equipo para levantarse como máximo monarca del continente negro.

Esta vez el Mazembe terminó como último lugar de la competencia, sin embargo, pienso que hay argumentos suficientes para plantear que el fútbol africano es el que más ha progresado, sólo basta con ver la cantidad de futbolistas que inundan las ligas europeas, convirtiéndose en el ejemplo para otros jóvenes jugadores que desean mostrarse en las grandes vitrinas del fútbol mundial para captar la atención de un equipo importante y así mejorar su futuro. Si nos centramos en el Mundial de Clubes, podemos ver que los representantes de la CAF ya han logrado, en dos ocasiones, lo que ningún representante de CONCACAF y AFC han hecho, meter equipos en la gran final del Mundialito, siendo este mismo Mazembe en 2010 y el Raja Casablanca en 2013 los que lo lograron.