Si hay un equipo en la NFL que ha intentado una y otra vez tener a un mariscal de campo confiable en los últimos años son los Cleveland Browns. La imagen de un maniquí con el jersey del equipo y los QBs que han pasado por la organización en el pasado reciente se hizo viral el año pasado.

Una muestra de la inestabilidad que ha tenido el equipo en la posición más importante del deporte, el reflejo son las malas campañas que Cleveland ha hecho los últimos años siendo de los equipos con menos apariciones en playoffs. Por eso en el Draft del 2014 seleccionaron en la posición número 22 a Johnny Manziel.

El año pasado no fue bueno para él, estuvo en la banca a la sombra de Brian Hoyer y, como se esperaba, fuera de los emparrillados no tuvo una vida tranquila. Para este 2015 parece que ha madurado, entró en una clínica de rehabilitación en la offseason y ha dejado el signo de pesos en sus festejos, muestras de que tal vez empiece a madurar y a concentrarse sólo en el Americano.

A continuación algunos puntos para definir si Johnny Football debe o no ser el QB titular de los Browns para la siguiente temporada.