Destellos de las tardes en College Station.

En el partido ante Buffalo por la segunda semana de pretemporada trajo algunos flashes de lo que fue su carrera como colegial. Movilidad ante la presión de los defensivos contrarios y luego un gran brazo para ir profundo en el terreno de juego, más allá de que en Texas A&M tuvo a alguien cómo Mike Evans.

Completó 10 de 18 pases, logró 118 yardas y 1 TD. No tuvo intercepciones y su raiting fue de 94.2, por tierra también estuvo activo con 3 acarreos para 18 yardas, en uno logró 15 demostrando su explosividad que es letal bien usada para cualquier defensa.

Todo esto siempre tomando en cuenta que lo hizo ante jugadores no titulares de los Bills y que en su mayoría no harán el equipo o en el mejor de los casos estarán en los equipos especiales.