SÍ: QUITARSE PRESIÓN

peyton-manning ok

Es raro hablar de un elemento como la presión en alguien como Peyton Manning, pero la verdad es que existe y era notorio. Por un lado, estaba el lastre de romper el récord de Favre, lo cual forzó más de una jugada, tanto al final del duelo contra Colts, como el inicio reciente ante Kansas City Chiefs. Al final, Manning cumplió el pronóstico, se le rindió un breve reconocimiento y regresó a la acción, sin embargo, dicha presión no terminó del todo y eso se debe a que viene de un poco atrás y obedece a otra razón: hacer más de lo que puede.

Manning se sabe inferior a su nivel, en otras palabras, reconoce su mal paso, pero es un competidor como pocos, un tipo que, lo comprobamos hace unos años, si su equipo lleva récord de 15-0 prefiere jugar todo un duelo, ganar y buscar la perfección, en lugar de descansar que es lo que muchos harían. Vale entonces decir que la presión es por estar a la altura de su equipo, por poner su talento a la orden de una gran defensiva y ser él, junto con ellos, quienes carguen a Denver y no al revés como ha sucedido. Estoy seguro que el hecho de saber que gran parte de sus victorias han sido defensivas, lo obliga a hacer más de lo que debe, a empujar el límite de su juego y con ello cometer errores. Claro, no ayuda mucho que tampoco posee la mejor ofensiva y que el juego terrestre le ha quedado a deber, pero ello no había sido tanto problema en otros años para alguien que lidera la estadística histórica de drives ganadores en el último cuarto con 54.

Estar en la banca deberá ayudar a que Manning se quite algo de esa presión y saber que tal vez está bien no ser siempre el playmaker, sino simplemente no cometer tantos errores y dejarle su buena importancia a la defensiva. Quarterbacks de mucho menos renombre han sido campeones bajo esta lógica y el mismo Kubiak lo sabe pues así fue como hizo campeón a un John Elway en el umbral de su retiro, con un paquete ofensivo no tan exigente, Manning bien podría emularlos siendo simplemente competente y jugando sin la presión de un campeonato.