El torneo mexicano de futbol está por terminar y Cruz Azul una vez más se quedó sin acceder a liguilla, digo se quedó porque necesita de varias combinaciones de resultados para meterse como último lugar, es decir el resultado ya no depende de ellos. Ante esto salta la pregunta obligada de si debe permanecer Pedro Caixinha como entrenador en la institución celeste después del fracaso de la temporada. Veamos a continuación los pros y contras

¿Por qué no?

Porque fracasó y punto. En un equipo como Cruz Azul que lleva dos décadas sin conseguir el título más importante por el que compite es una derrota no salir campeón, vamos ni siquiera entrar a liguilla debería ser suficiente como para decir que el equipo no hizo una buena temporada.

Es un gran problema que la llegada de Caixinha iba a solucionar, bueno, al menos tratar de conseguirlo con argumentos más sólidos y realistas, pero ya vimos que no fue así porque están prácticamente eliminados, a no ser que ocurra un verdadero milagro y califiquen a la fase final, pero como dije anteriormente, el que se metan a la fiesta grande, incluso que en un excepcional escenario se colaran hasta la final, si no la ganan todo sería un real fracaso, lamentablemente para Cruz Azul es así.

¿Por qué sí?

Porque la Liga MX es muy injusta. ¿En qué competición te otorgan solo un semestre para conseguir levantar el título y más con un equipo golpeado moral y deportivamente como Cruz Azul? Eso sólo sucede en la liga nacional y si Caixinha hubiese logrado que su equipo fuera el máximo contendiente al título hoy por hoy, eso sí sería un auténtico milagro.

Es verdad que al ser profesionales y estar inmersos en este mundo deportivo tan caótico, no debe existir justificación sobre tiempo o recursos, porque hemos visto cómo otros clubes han hecho lo imposible y salen victoriosos, pero el caso de la Máquina es especial y debe ser tratado como tal, si no pregúntenselo a los anteriores directores técnicos

Conclusión

Sin duda, Pedro Caixinha debe seguir en el banquillo de Cruz Azul. No veo que la directiva corte el proyecto de un entrenador que les costó trabajo conseguir para despedirlo tan fácilmente y tan pronto, ya que si lo hacen el empezar de cero y encontrar un entrenador que se anime a dirigir a este club no será tarea sencilla, porque cada vez son menos los que quieren echarse el paquete de dirigir en la Noria.

Por eso mismo debe dársele una segunda oportunidad al técnico portugués y entonces sí, exigirle todo para el siguiente round, porque a pesar de no conseguir la meta este torneo, saben que Pedro tiene calidad para dirigir un tren como lo es Cruz Azul.

Por ahora queda esperar el cierre de torneo, el mercado de traspasos y la nueva etapa del ciclo que viene para la nación celeste que los alentará para renovar la esperanza, eso es seguro.