image458508_alan-pulido-tigres-tri

El sueño de todo jugador de fútbol es jugar en Europa. Raúl Jiménez y Alan Pulido están cerca de poder conseguir ese gran sueño pero las directivas de sus respectivos equipos han puesto muchas trabas, tanto que Pulido decidió renunciar a la camiseta de los Tigres para interponer una demanda en contra de la institución y así poder alcanzar el sueño de jugar en el Viejo Continente.

Siempre he dicho que para que el nivel futbolístico de un país pueda mejorar o aumentar es teniendo el mayor número de jugadores jugando en ligas europeas. Como ejemplo tenemos a Colombia, Costa Rica y Chile, son selecciones que tienen a gran parte de sus seleccionados nacionales jugando en ligas europeas y que gracias a esto su nivel futbolístico ha aumentado muchísimo en los últimos años, se han vuelto mucho más competitivos. Esto es lo que necesita el fútbol mexicano, que las directivas de todos los equipos no pongan tantas trabas a la hora de que un equipo europeo quiera contratar a un jugador mexicano. Hay que dejarlos ir a que compitan contra los mejores jugadores del mundo en las mejores ligas del mundo, sólo así el fútbol mexicano va a poder crecer y va a poder ser mucho más competitivo para así poder aspirar a ganar campeonatos importantes como Copa América, Copa Confederaciones y por qué no? hasta una Copa del Mundo.

Hoy tenemos dos casos de dos jóvenes mexicanos que tienen las ganas y el hambre de triunfar fuera de México. Raúl y Alan son pretendidos por el Porto de Portugal y el Olympiakos de Grecia respectivamente. Están a una edad perfecta para irse a probar suerte a Europa y estoy seguro que por sus condiciones pueden triunfar en el fútbol del Viejo Continente. Imaginense poder tener a dos delanteros mexicanos más jugando en Europa, sería muy grato y muy positivo para el fútbol mexicano.

Aquí te cuento porque creo que Raúl y Pulido tienen que emigrar al fútbol europeo.