Sudáfrica, de regreso a la gran vitrina

andres-guardado6Para el mundial del 2010, Andrés ya era una de las máximas figuras de la selección nacional. Era un referente en medio campo, y su inclusión era natural y de esperarse, a comparación de la grata sorpresa que fue en el 2006. Guardado jugó tres de los cuatro juegos disputados en Sudáfrica. Teniendo actuaciones que le valieron que nuevamente equipos de todo el mundo lo voltearan a ver. Ahora había algo distinto, aún más distinto que su clase, Guardado había evolucionado y mostraba liderazgo y sapiencia a la hora de disputar partidos.