CHINA

Los dos juegos disputados en tierras californianas fueron de puro trámite para el básquetbol estadounidense. Aunque siga siendo una de las potencias de Oriente, China ha perdido mucho poderío en los últimos años a nivel mundial y eso fue fuertemente exhibido por los postes DeAndre Jordan y DeMarcus Cousins en la pintura que juntaron más de 50 puntos entre los dos jugadores en este par de encuentros ráfaga en Los Ángeles y Oakland. Los dos marcadores fueron muy similares: el primero terminó 106-57 y el segundo con una pizarra de 107-57.

Aquí se pudo mostrar claramente lo que podría ser una defensa al cien por ciento de Estados Unidos al permitir solo 114 puntos en esta serie. Mostrando con éstos y el duelo contra Venezuela, que ésta será la llave maestra para evitar la frustración tras la falta de potencia ofensiva desde los tiros a distancia o debajo del aro contrario.