n_chivas_guadalajara_jornada_2_chivas_guadalajara_vs_monarcas_morelia-1460107

Mientras el América ha ganado sus últimos cinco cotejos, las Chivas llevan cinco derrotas consecutivas. Una campaña que será muy complicada para los de la perla tapatía, primero y principalmente por el descenso y luego por la buena temporada que están teniendo sus más grandes enemigos el América y el Atlas. La afición sufre jornada a jornada y exige resultados prontos. Un equipo de tal jerarquía y grandeza no puede estar arrastrando el prestigio de la manera como lo está haciendo en los últimos torneos. Chivas no está para eso, Chivas está para pelear en los más altos lugares de la tabla general y por supuesto en torneos internacionales, sin embargo, eso se ha perdido en los últimos años, Chivas ya no das miedo a nadie, cualquiera va a su casa y le pega. Chivas está en una severa crisis, la más grande en los últimos tiempos o incluso de su larga historia.

Desde que llegó Jorge Vergara a la institución rojiblanca se le ha exigido que lleguen jugadores importantes en el fútbol mexicano y eso nunca ha pasado. Han llegado jugadores que tal vez sean de renombre dentro del balompié mexicano pero sin llegar a ser grandes figuras o bien llegan en el ocaso de sus carreras, ¿Cómo olvidar aquellas superchivas que dirigía Ferreti a mitad de los 90’s? ¿Cuándo veremos jugadores de esa jerarquía en Chivas? Vergara podrá presumir que en cuestión de producción de futbolistas la cantera ha respondido y creo que ha cumplido con las expectativas pero son pocos los que llegan a consolidarse en la primera división, o bien tienen pocas oportunidades o se pierden en problemas extracancha.

Chivas está en un lugar privilegiado en la historia del fútbol mexicano y les voy a decir la razón. En este Apertura 2014 la Liga MX cuenta con 131 jugadores NO NACIDOS EN MÉXICO, estamos hablando de casi ocho jugadores por equipo (excluyendo a Chivas por supuesto) esto le da la oportunidad al Guadalajara a contar entre sus filas a mexicanos con mayor calidad, hay equipos en los que rebasan los 10 jugadores nacidos fuera de nuestras fronteras eso significa menor oportunidad de tener entre sus titulares a jugadores mexicanos. La inmediatez de resultados obliga a los equipos a buscar extranjeros que puedan darte un poco más que el joven debutante, desafortunadamente a veces los que vienen son petardos que solo bloquean talento mexicano. En la historia de Chivas siempre cuenta con jugadores de gran jerarquía a nivel nacional, incluso mayoría en la selección mexicana, sin embargo ahora solo hay mercenarios vistiendo los colores rojiblancos. El jugador mexicano de calidad sabiendo que en Chivas hay mucha oportunidad de jugar al no tener posiciones bloqueadas por extranjeros, le debe ser interesante vestir la playera, claro, con todo lo que representa vestir esos colores. ¿Porqué no hacer que les sea atractivo venir a Chivas bajo cualquier costo?

En estos momentos son pocos los rescatables de la última alineación contra Santos. Fierro es un muchacho que siente los colores, que está comprometido con la institución pero está en riesgo de contagiarse del veneno que dicen, existe en el vestidor. Jugadores como Luis Michel y Omar Bravo parece que juegan “a fuerza” Bravo no quería salir del Atlas y Michel se fue hace dos temporadas por la puerta de atrás hablando pestes de la institución ¿Porqué los regresas? De Nigris a quedado a deber cuatro goles en su estancia tapatía, Arce y Salcido pueden ayudar bastante pero solos no pueden y poco les queda ya de “gas”, ¿Reyna? sin comentarios. El descenso no es un fantasma en Chivas, es una realidad y posiblemente creen que sus colores e historia los va a salvar de tal infierno, asómense a Argentina (River, Independiente) o a España (Atlético de Madrid) o Italia (Juventus, Fiorentina y Lazio) países donde la historia no importa en cuestión de la evasión del descenso, los malos resultados merecen consecuencias, sería una lástima ver a Chivas en el averno del ascenso. Merecido lo tienen.

Bustos es el menos culpable pero también era el menos indicado para llegar al banquillo chiva en una situación que los tiene en el limbo entre divisiones. Por supuesto que la afición tampoco es culpable y ya es normal ver el Omnilife vacío o semivacío. Los culpables principales son los jugadores, ellos son los que jornada tras jornada salen a dar la cara por los millones de fanáticos que siguen al equipo más mexicano de todos, esos que juegan con displicencia y les importa un comino la historia del rebaño, esos que a pesar de su pésimo juego cobran completa su quincena. Vergüenza les debería dar. La directiva tiene también su parte de culpa. Por más que nos vendan que hacen todo lo posible por traer a los mejores jugadores, lo único que traen son cartuchos quemados para retirarse felizmente con sus millones de pesos, que daño le han hecho al rebaño, que daño le han hecho al fútbol mexicano. Descanse en paz un histórico mexicano.