El Club Puebla no da una, después de perder contra el Monarcas Morelia bajaron a la posición 14 de la tabla con 15 puntos, equipos como León y Pachuca los rebasaron en su lucha por entrar de panzazo a la liguilla y reapareció el fantasma del descenso.

La Franja aún tiene posibilidades matemáticas de poder entrar como octavo o séptimo a la fiesta grande de la Liga MX, pero necesitan un verdadero milagro.

 ¿Descenso a la vista?

Como todos sabemos los próximos torneos de la liga mexicana no existirá el descenso, pero si una gran multa económica de 60 millones de pesos al equipo que termine en último lugar de la tabla de concientes. Realmente el Puebla siempre ha tenido problemas económicos y no están para pagar esa fuerte cantidad de dinero, recordemos que casi siempre tienen escándalos con sus jugadores por la falta de pago.

Después de 13 jornadas del Apertura 2018 el equipo bajo dos puestos en la tabla de cocientes, Querétaro y Atlas ya se encuentran arriba del cuadro poblano, y solo supera a sus paisanos Lobos BUAP y su enemigo de toda la vida el Veracruz.

El descenso es algo que debe preocupar a la directiva camotera, hace apenas dos torneos ese tema quedaba en segundo plano y su única preocupación era entrar a liguilla. Ahora con los malos resultados está problemática está de vuelta, lo que necesitan es sumar urgentemente para poder alejarse un poco del fondo de la tabla.

Hospital poblano y escándalos de vestidor

El «Ojitos» Meza tiene una tarea difícil, y es armar un cuadro competitivo con muchas bajas por lesión, eran cuatro los jugadores que presentaron molestias en la semana, pero ahora se unió a la lista el colombiano Brayan Angulo que se ausentará medio año de las canchas por rotura de ligamentos.

El «Gringo» Torres, Alejandro Chumacero, Daniel Guerrero y Francisco Acuña son los otros lesionados, todos ellos titulares indiscutibles, pero ahora se deberá armar un cuadro alterno para poder sacar a flote el equipo y terminar de una manera digna el torneo buscando un puesto entre los mejores ocho o al menos no terminar en los últimos lugares.

En las redes sociales, la afición poblana se ha manifestado molesta y preocupada, ya que el jugador peruano Anderson Santamaría ha mostrado un juego muy pobre en los últimos encuentros, incluso aseguran que su actitud es porque quiere salir del equipo, cuando se pone la playera de su país es un toro en la defensa, muestra su gran calidad, pero cuando cambia de franja todo parece una ilusión, su falta de compromiso es notoria y la directiva debe tomar cartas en el asunto.

Conclusión 

Le quedan cuatro oportunidades al Puebla para poder sumar y ser la gran sorpresa en la liguilla, en frente tienen rivales difíciles que están en la misma situación, jugadores como Lucas Cavallini y Jonathan Espiricueta deben de pesar en la cancha y echarse el equipo al hombro, es una gran presión la que tienen encima pero aún quedan 12 puntos disponibles de los cuales 6 serían de gran ayuda. Así que los poblanos dependen solo de ellos para tener un cierre de torneo perfecto, creo que todo está en sus manos, que deberían darle continuidad a Meza y esperar a los lesionados, obviamente se abre la posibilidad de probar nuevos talentos y eso sería de gran ayuda, es muy complicada la situación, pero Puebla, bajo mi punto de vista puede dar la sorpresa y meterse a Liguilla.