La temporada de NFL ha estado repleta de sorpresas y resultados inesperados. Veamos qué franquicias nos han dejado con el ojo cuadrado en lo que va de la temporada.

3. NEW ORLEANS SAINTS

A nadie le sorprende el hecho de que Drew Brees esté teniendo una gran campaña, la constancia siempre ha formado parte de su brillante carrera. Sin embargo, pocos esperaban que la defensiva de New Orleans diera un paso al frente y mostrara cosas interesantes.

A pesar de tener dos actuaciones pobres esta temporada (New England y Detroit), han sabido sobrellevar sus deficiencias y mantenerse en los partidos en su mayoría. El novato Marshon Lattimore llegó a estabilizar una secundaria que solía tener muchos problemas, Kenny Vaccaro sigue siendo de lo mejor que hay en la liga en cuanto a coberturas profundas e identificación de jugadas. Cam Jordan ha jugado a gran nivel esta temporada y por fin podemos ver que los Saints ponen presión al QB rival.

En el costado ofensivo, han podido establecer el ataque terrestre con facilidad, poseen un dúo estupendo de corredores en Mark Ingram y el novato Alvin Kamara quien ha venido a brindarles muchas variantes, tanto en el juego aéreo como en el terrestre. Ted Ginn y Tommylee Lewis han ocupado el lugar del WR Brandin Cooks y hasta el momento no lo han extrañado, mientras que tienen en Michael Thomas una estrella que es capaz de correr cualquier ruta y posee unas excelentes manos.

Después de comenzar la temporada con dos partidos perdidos, los Saints han ganado 4 en fila y se han visto muy sólidos. Sean Payton y Drew Brees conocen lo que es ganar en esta liga y al momento se colocan como líderes en una división con mucho talento, si consiguen mantenerse sanos, tienen la experiencia para aspirar a lo más alto.

2. JACKSONVILLE JAGUARS

Doug Marrone ha venido a encarrilar un equipo con talento de sobra. Jacksonville está jugando un football básico a la ofensiva, limitando la participación de Blake Bortles y estableciendo el juego terrestre como una fortaleza. Los rivales saben lo que harán los Jaguars, sin embargo la adición de Leonard Fournette les ha brindado la capacidad de que no los puedan detener. Ante Indianapolis no contaron con él, pero TJ Yeldon y Chris Ivory explotaron de buena manera a una defensa endeble.

La línea ofensiva ha sido subestimada, Cam Robinson (LT) y AJ Cann (RG) han jugado a gran nivel. En el juego aéreo, Allen Hurns y Marquise Lee son muy explosivos y corren excelentes rutas creando una separación importante, facilitando el trabajo del QB.

En defensa, quizás sea el equipo más dominante hasta el momento, registran 33 capturas, 10 intercepciones y 8 fumbles recuperados. La contratación de Calais Campbell en agencia libre es, sin duda, la mejor de toda la NFL hasta ahora, rompió su record personal en solamente 7 semanas, registrando 10 capturas. Jalen Ramsey y AJ Bouye forman uno de los mejores dúos de esquineros en la NFL. Myles Jack y Telvin Smith les brindan una excelente velocidad en la zona intermedia. Dante Fowler por fin está rindiendo lo que se esperaba de él y Yannick Ngakoue ha aportado 6.5 capturas a esta temible defensa.

Jacksonville es una agradable sorpresa ya que tenían muchos años esperando estar en esta situación, su división es algo complicada pero ellos poseen la mejor unidad en su defensa y si consiguen seguir provocando pérdidas de balón, se mantendrán en todos los partidos teniendo oportunidad de ganar esta división o bien pelear por un puesto de comodín.

1. LOS ANGELES RAMS

Después del terrible mandato de Jeff Fisher como HC de Los Angeles Rams, decidieron traer a una mente ofensiva brillante en la NFL, Sean McVay tomó el cargo de HC en este equipo y le ha dado la vuelta a una franquicia talentosa pero que no tenía un rumbo fijo. Hoy McVay, a mi juicio, es el candidato principal a llevarse el premio al Coach del año. Desde que fungía como OC en Washington es bien conocido por el excelente diseño de una ofensiva que ataca el ancho del terreno y estira a las defensivas para aprovechar los espacios brindados. Jared Goff tuvo un año terrible con Fisher, en el cual se vio peor que cualquier QB en su primer año, no tenía presencia en la bolsa, su brazo se veía muy débil, no reconocía cargas ni coberturas y se le veía falto de confianza. Esta temporada, finalmente se está viendo como un QB prometedor, aún tiene un largo camino que recorrer pero su crecimiento y desarrollo tiene que ver con el excelente manejo de la ofensiva que ha tenido McVay. Todd Gurley es otro jugador que el año anterior no vimos la mejor versión de él, pero  en este ha sido un destape y se muestra como un corredor de élite.

En cuestión defensiva, han sido inconsistentes, tienen al mejor liniero defensivo interior en Aaron Donald y a pesar de que en el juego ante Arizona no permitieron puntos, en semanas anteriores las ofensivas rivales han corrido el ovoide a placer.

Deben realizar un mejor trabajo en cuestión de sellar huecos. Perdieron en la temporada baja a William Hayes, quien es un especialista en ese sentido, pero siguen teniendo un buen roster para contrarrestar esa pérdida.

Si la defensiva consigue elevar el nivel y Gurley se mantiene sano, este equipo tiene serias aspiraciones a ganar su división y entrar a los playoffs con autoridad.