En un pasada muy lejano podemos recordar con emoción aquél Feyenoord campeón de europa dirigido por el gran Ernst Happel o a aquél Ajax tricampeón de Europa dirigdo por el mítico Stefan Kovaks y posteriormente por Rinus Michels. Aquél fantástico fútbol desplegado por esos legendarios equipos y el nombre de Holanda a nivel de clubes se ha ido desvaneciendo con el pasar de los años. Doce años son los que han pasado desde que algún equipo Holandés ganó una copa a nivel europea (Feyenoord en el 2002 la Europa League).

Hace años ir a jugar a la liga holandesa era un premio al buen desempeño de cualquier jugador, hoy por faltan estrellas en la liga. En los últimos años la Erediviese se ha caracterizado por vender jugadores a ligas más importantes del mundo, poco duran esos jugadores con destellos de «estrellas» ante las grandes ofertas de equipos de élite y la obvia necesidad de ingresar dinero por parte de los equipos holandeses.

Empieza una nueva temporada en los paises bajos y la misma inverosímil esperanza de que su fútbol a nivel club apele a su historia, su fanatismo y su palmares.