TITUBEOS

MATOSAS_PELAEZ

Que Matosas diga «si quieren que me vaya, entiendo y me voy agradecido» lo ha dicho en América y en Atlas, en ambas es la directiva quien lo motiva y le dice que terminará el semestre, pues el objetivo es armar un cuadro competitivo a futuro. Pero también me parece que esa actitud, a cualquiera como patrón le deja mucho qué desear.

Si un trabajador de la índole que sea te dice «si quieres me voy porque sé que las cosas no han salido como lo esperado» está denotando un grado terriblemente alto de inseguridad. Parece que lo de Matosas es psicológico, ya que cuando estuvo en Gallos Blancos, sin tener un nombre de peso como dirigente, le fue más fácil salir de una institución donde no estaba funcionando.

Malos resultados acompañados de pesimismo, vestidores divididos y de jugadores dudando de la capacidad del estratega, el cuadro luce realmente malo para Matosas. El fútbol mexicano es práctico en ese sentido: no funcionas, te vas. Pero por algún motivo, tal vez económico o administrativo, ellos quieren retenerlo…pero es Matosas el que parece ser que ya dio todo lo que tenía que dar.

Esperemos sea solo un pequeño hueco, pues lo que pudo lograr en el bajío fue agradable y a más de uno nos dejó con un buen sabor de boca, una idea de juego bastante positiva, agradable y vistosa. Si regresa ese Matosas, bienvenido, sino…entonces sabremos que fue toda una gran casualidad.