Con la crisis de la entidad blanca, la pregunta del título es más que obligada. Saber el destino del astro portugués se ha vuelto un tema crucial estos últimos días y aquí pongo algunos motivos para considerar su estadía o su retirada del club madrileño.

Razones para quedarse

Una de las razones por las que CR7 se mantendría en la casa blanca del futbol es la estratosférica (y absurda) cifra del costo que tiene su carta, pues el monto para poder adquirir al portugués es nada más y nada menos que cien millones de euros. ¿Quién en su sano juicio pagaría semejante cantidad? Sobre todo porque el futbol del luso viene en picada y ya no es un jovenzuelo para ponerle esa etiqueta.

Un segundo motivo, y quizá el más importante, es que su salida predilecta ha sido bloqueada, con ello me refiero a la contratación de Alexis Sánchez por parte del Manchester United, club al que Cristiano veía como la mejor opción para su partida de la entidad blanca. La contratación del chileno por los Red Devils significó un movimiento grande para la institución británica que apostó por un jugador en un mejor momento, que le puede otorgar más beneficios a futuro cercano, que por uno que, si bien le dio muchas glorias en el pasado, ahora no tiene el nivel necesario para confiar el futbol del club en sus pies; con todo y que sea un conocido por Mourinho y amado de la afición inglesa.

Lo último que puede atar a Ronaldo al Real Madrid es la historia que ha forjado a lo largo de su estancia en «la casa blanca» del balompié. Porque deshacerse de una figura como CR7 deberá ser doloroso aunque el Madrid ya esté más que acostumbrado a despedir estrellas, pues Cristiano ha sido sin duda el mejor futbolista que ha vestido la casaca blanca en la última década y eso no cualquiera, pregúntenselo a la afición.

Razones para irse

Para que el astro portugués haga sus maletas está la cuestión más importante de todas, no rendir con las exigencias del club. De memoria sabemos el peso que ha tenido Cristiano en la institución merengue y cuántas veces se echó el equipo al hombro, pero tal parece que esos días han quedado atrás y a un equipo de la talla del Real Madrid, cuando ya no le cumples las expectativas y no le eres de utilidad, simplemente te desechan, te llames como te llames.

Tal vez suene muy cruel y exagerado, pero esa es la realidad para las estrellas que llegan a un club con el poder adquisitivo del Real Madrid. Y para prueba de ello está la salida casi confirmada de Karim Benzema y Gareth Bale, los otros dos estelares que acompañan a Ronaldo en la delantera. Sumado a ello la eliminación de la Copa del Rey en cuartos de final a manos de un equipo “chico” como el Leganés, dejó muy en claro la crisis que atraviesa el cuadro que dirige Zinedine Zidane y la limpia que requiere el vestidor.

La situación personal del jugador, quizá el apartado que más pasa desapercibido, pero el que más peso tendrá en la decisión que vaya a tomar el capitán portugués. Y según reportes recientes de los medios de comunicación, Cristiano no se habría sentido a gusto en el Madrid con lo que ha pasado en la presente campaña y siendo realistas es cosa de sentido común, pues de ser el mejor club del mundo, ganarlo todo y ser nombrado el mejor futbolista a pasar por tremendo bajón en tan poco tiempo, debe estar minando a Ronaldo en todo sentido, sobre todo por la personalidad tan combativa que posee y de no aceptar la derrota.

¿Con quién sustituirlo?

Ahora bien, pensando en los posibles sustitutos para CR7 y compañía, se habla en los medios de la adquisición de dos “bombas” como Harry Kane y Eden Hazard, por lo que el Madrid necesita vender para poder comprar. Y precisamente los únicos que pueden adquirir al “pez gordo” de Cristiano Ronaldo y pagar su cláusula de cien millones son dos: China y Estados Unidos, por lo que el destino del portugués podría ser jugar en algún equipo de la Superliga de China o en la MLS junto a otras tantas figuras que han cedido al tiempo o al dinero.

Conclusión

Para terminar, Cristiano Ronaldo será el único que dará el veredicto final y quien tendrá que poner sobre la balanza su presente y su futuro, lo que más beneficie a él y al club.

Después de todo la situación es clara y ya veremos si uno de los mejores jugadores del planeta se marcha con la gloria que aún tiene o se queda para la revancha. Me parece que el astro lusitano, pase lo que pase en la Liga y en la Champions, se quedará.