Fiasco enorme resultó el último Mundial/Euro para España, bajo el mando de Vicente del Bosque, que a leguas se veía que el proceso estaba desgastado. Si bien Del Bosque intentó comenzar la renovación, me parece que se terminaron perdiendo un par de años dejándole en el banquillo.

Hoy, a unos meses del arranque en Rusia 2018, España es una incógnita, los más optimistas lo colocan como uno de los candidatos principales, ¿será?

La sangre nueva

De la generación pasada, nos queda Andrés Iniesta, Sergio Ramos, Diego Costa, y paremos de contar, los demás son sangre nueva que ha ido consiguiendo su lugar con base en el gran nivel que viven, pero sí, les falta experiencia en selección y eso es lo que van a adquirir en su viaje a Rusia.

El presente es de gente como: Isco, Asensio, Thiago Alcántara y Busquets -evidentemente más consolidados-, entre otros, que la están rompiendo a nivel de clubes y se han vuelto la columna en el mediocampo de «la roja» y los hombres de confianza para Lopetegui.

Estilo

Adiós al tiki-taka, hola al fútbol práctico. El tipo de futbolista español ha cambiado, potenciando jugadores hábiles y contundentes que pueden definir los partidos en momentos clave. Si bien no es tan vistoso como antes, hoy en día parece que está de moda ganar sin lucir -pregúntenle al Bicampeón europeo- así que no creo que muchos se quejen de si España la rompe en el Mundial sin lucir tanto.

A mi criterio, el fútbol moderno no permite casarse con un sólo estilo, me parece que lo ideal es saber adaptarse a las circunstancias, en especial cuando un equipo se te encierra, que era mucho lo que le pasaba a la antigua España en sus tiempos más flacos. Hoy, el equipo de Lopetegui tiene muchos más recursos para resolver tardes oscuras, ya sea jugando a contragolpe o echando mano de la técnica de su envidable mediocampo para gestionar los tiempos.

DIrección Técnica

No es una coincidencia que la gestión de Julen Lopetegui vaya de maravilla, el joven entrenador ya estuvo manejando las divisiones inferiores de la selección con muy buenos resultados, así que mucha de la sangre nueva ya le conoce y está más que habituado a su trabajo, así que problemas de adaptación son los mínimos.

Por su lado, la poca experiencia de Lopetegi en torneos mayores -ya ni digo Copa del Mundo- puede resultar un inconveniente, en especial tomando en cuenta la presión que habrá sobre esta Selección en Rusia, por lo tanto, es el único punto negativo que veo de su gestión.

¿Qué esperar?

Me parece muy pronto para pedirle resultados a esta Selección aún en formación. Si bien el nivel que ha alcanzado promete mucho, tanto como ponerla candidata a ganar Rusia me parece excesivo.

Si bien el plantel tiene jugadores en buen momento, siento que aún les falta kilometraje por recorrer como para sostener una Selección Campeona del Mundo, además, a mi nadie me quita de la cabeza la idea de que fue una generación dorada que difícilmente se va a repetir, y la furia deberá conformarse con seguir siendo animador de los mundiales, le pese a quien le pese.