HISTORIA

south-korea_1527748cCorea del Sur se ha convertido, recientemente, en un cliente frecuente de las Fases Finales de la Copa Mundial, teniendo en su haber, ocho participaciones, siete de ellas, consecutivas, en otras palabras, no ha faltado desde México ’86, demostrando así, su dominio, en las Eliminatorias de la zona Asiática.

La mejor participación surcoreana se dio, durante el mundial del 2002, organizado en casa. La etapa de Grupos resultó inesperada, Corea compartían hostilidades con: Polonia, E.U.A. y Portugal, todo apuntaba a que los asiáticos serían el primer equipo anfitrión en quedar eliminado durante la Primera Ronda, sin embargo, lo imposible se dio, el equipo, en ese entonces, dirigido por Guus Hiddink, arrancó el torneo venciendo, de forma contundente, a Polonia, después, en duelo cerrado, empataron ante Estados Unidos, para finalizar, con un resultado que dio vuelta al mundo, Corea eliminó a Portugal, con todo y su generación dorada, de esta forma, los locales avanzaban como líderes de sector. La Ronda de Octavos, empalmó a Corea con Italia, donde los asiáticos derrotaron a su rival con gol de oro, en un triunfo envuelto en dudas, por un presunto arbitraje tendencioso, pero la polémica no terminaría ahí, ya que, en Cuartos de Final, Corea eliminaba a España, desde los tiros penales, con otro arbitraje dudoso, que se encargó de anular dos tantos válidos, al equipo español, ya para las semifinales, la «buena fortuna» de los asiáticos había terminado, Alemania los derrota con un solitario gol de Michael Ballack, enviándolos a disputar el duelo por el tercer lugar, en el cual caerían derrotados ante Turquía, quedándose con el cuarto puesto del torneo.

La última aparición surcoreana en Copas del Mundo, fue hace cuatro años, en Sudáfrica 2010, cerrando un desempeño interesante, marchándose en Octavos de Final, después de superar un grupo complicado, con Argentina, Nigeria y Grecia, a pesar de ello, Corea avanza como segundo lugar de sector, teniendo que enfrentarse ante Uruguay en la siguiente etapa, misma que no logra superar con éxito, a pesar de haber competido bien ante los charrúas.