1957-1958

El Real Madrid encantaba a todo el mundo con su juego ofensivo y vistoso. Llegaba una vez más como campeón defensor de Copa de Europa y también de la liga española pero con nuevo directo técnico en el banquillo, el argentino Luis Carniglia.  España también aportaría al sub campeón de Liga, El Sevilla. Los «merengues» no tuvieron mayores problemas para superar la fase de octavos, cuartos y semifinal, anotando un total de 22 goles a favor y solo 5 goles en contra. Por el otro lado venía el auge del famoso «catenaccio», el cerrojo Italiano, esta vez el ejecutor de este efectivo estilo de juego sería el Ac Milan, que empezó a activar las alarmas de críticos, comentaristas y del mundo del futbol, pues su estilo era nuevo y refrescante, se empezó a utilizar la posición de «líbero» por primera vez. El Milán superó a rivales que eran considerados contendientes al título, como el Manchester United y el Borussia Dortmund. Finalmente los Italianos llegarían a la gran final que se disputaría en el estadio de Heysel en Bruselas y enfrentarían al Real Madrid. El mítico goleador Uruguayo, Juan Alberto Schiaffino lideraría a la escuadra italiana a ponerse en ventaja y hacer el 1-0. Alfredo Di Stefano logró abrir el cerrojo italiano y marcó el 1-1, cinco minutos después el Milán se volvería a poner en ventaja con un gol de Ernesto Grillo al minuto 78, pero el Madrid no se daría por vencido y Héctor Rial marcaría un minuto después para emparejar el marcador y mandarlo a tiempo extra. Una locura de partido. Finalmente sería Paco Gento el héroe del partido para marcar el 3-2 a pase de Alfredo Di Stefano. Así se convertiría campeón de europa por tercera vez consecutiva el Real Madrid. Alfredo Di Stefano fue elegido el mejor jugador de la competición y se convirtió en el máximo goleador de aquella justa, anotando un total de 10 goles en 4 partidos.