Entramos a la cuarta semana de la NFL y lo único cierto es que NADA es cierto. Se suponía que para estas fechas los Patriotas ya tendrían al menos una derrota. La Nacional sería cosa de tres equipos y en la Americana habría mucha paridad. Que la NFC Este sería un desastre. Que los Cowboys no verían la suya y que los Broncos pasarían trabajos. Panthers dominaría el Sur y Arizona el Oeste… nada de ello ha sucedido. Bueno, sí, los Browns siempre serán los Browns. Fuera de eso, los equipos han mostrado una cara casi inédita y así es cómo se nos han caído muchas apuestas, sí, pero se compensa en forma de emoción, entretenimiento y buen nivel de competencia.

¿Será la semana 4 una en la que estas circunstancias comienzan a tomar su cauce? Parece que no, pero lo que sí es seguro es que hay grandes duelos. Incluso para ser memorables.