516533_chicharito-doblete-real-madrid-golea-deportivo

Por G. Blasco Molina

Fracaso. Así, se podría definir la temporada de “Chicharito” en el Real Madrid hasta la fecha. El mexicano, que llego al Real Madrid cedido por el Manchester United el pasado verano, esta viviendo la peor temporada de su carrera en la capital de España. Los números no engañan: Hernández, en perfectas condiciones, lleva 4 partidos seguidos sin disputar un solo minuto. La última vez que lo hizo fue el pasado 4 de enero, en la derrota de los blancos ante el Valencia (solo jugó 10 minutos). Desde entonces, nada de nada. En total, el ex de Chivas ha disputado 8 partidos de Liga, 4 de Champions y 2 de Copa del Rey. 14 encuentros y 4 goles.

Sin la confianza de Ancelotti

Enamorado de su tridente mágico (Cristiano Ronaldo-Bale-Benzema), Carlo Ancelotti no cuenta con el mexicano. “El experimento de Chicharito le ha salido mal al Real Madrid. Es invisible para Ancelotti y la situación es incómoda para todos. Para el entrenador, que tiene un jugador con el que no cuenta, para el futbolista que está totalmente fuera del equipo y para el club, que le paga una buena cantidad de dinero que no está siendo amortizada”, comentaba marca.com recientemente en uno de sus artículos. El ex de Chivas está a años luz de la BBC para el técnico italiano. Cristiano Ronaldo y Bale son intocables. Y Benzema, un jugador que siempre divide, tiene la confianza absoluta de “Carletto”. El francés lleva 14 goles en 29 partidos entre todas las competiciones y es clave en el sistema merengue. Participa en la elaboración del juego, asiste y, sobre todo, se pone al servicio de Ronaldo. Cualidades distintas a las de un Chicharito, que vive por y para el gol.

Quinta opción en ataque

Lo más extraño de la situación es que el jugador ha aprovechado bastante bien los pocos minutos que ha disputado con la camiseta blanca. Con 4 goles (2 de ellos, impresionantes ante el Deportivo o el Levante) y 2 asistencias en 549 minutos entre todas las competiciones, el ex de Chivas es uno de los jugadores más decisivo de la plantilla merengue. Insuficiente, sin embargo, para un Ancelotti que se empeña en dejarlo en el banquillo, rotando muy poco en una temporada donde el Madrid es favorito en todas las competiciones para las casas de apuestas y se juega muchísimo.

La ruptura entre ambos es evidente. Siempre atento a los detalles más pequeños con sus jugadores, el técnico italiano no le hizo jugar ni un solo minuto ante Cruz Azul en el Mundial de clubes con el partido ya resuelto (4-0). La semana pasada tampoco le dio una oportunidad ante el Atlético de Madrid en Copa del Rey cuando el equipo necesitaba remontar. “No saqué a ‘Chicharito’ porque tenía a muchos delanteros. No podía quitar un mediocentro porque solo había delanteros. Tengo confianza en todos los jugadores de la plantilla”, intentó justificar el técnico italiano después del encuentro. Hasta el joven Jesé, que volvió hace poco de una grave lesión en la rodilla, parece estar por delante del ‘14’ en los planes de “Carletto”. Cruel.

¿Y ahora qué?

Solo se ha jugado la primera parte de la temporada en España pero Chicharito parece estar en un callejón sin salida en el Real Madrid. El club blanco no le dejará marcharse en el actual mercado de invierno (la lesión de un titular podría cambiar su situación) pero tampoco ejercerá la opción de compra al final de temporada. Por otro lado, Van Gaal ya ha dejado entender que el delantero no entraba en sus planes en el Manchester United.

Varios clubs ya se han interesados por su situación. El jugador, por el momento, ha rechazado ofertas de equipos como el LA Galaxy o Chicago Fire de la MLS. A sus 26 años Hernández tiene mucho fútbol por delante y pretende seguir en Europa. En Inglaterra, donde sigue teniendo un muy buen cartel, se habla de un posible interés del Southampton, equipo revelación en la Premier. El Sevilla, en la Liga, y el Marsella, en Francia, también le han echado el ojo. Equipos que aspiran a jugar la Champions el próximo año y en los que, seguramente, Chicharito sería titular indiscutible. La mejor opción, sin duda, para volver a sentirse importante.