El futbol mexicano está viviendo  una de las etapas más importantes para el Norte de nuestro país, pues las glorias futbolísticas se han centrado en esos lugares donde la pasión por este bello deporte va más allá de lo que muchos pudieran imaginarse.

Y es que tanto Santos, Monterrey, Tigres y Tijuana se han posicionado como equipos combatientes y dueños del balompié azteca en sus últimos torneos, algo que se está haciendo costumbre del 2008 hasta la fecha.

Cuatro años han sido suficientes para que la atención se centre en una zona en donde había decisiones que perjudicaban a equipos y los hacía vulnerables al fracaso, pero con el paso del tiempo eso se fue acabando y hoy en día se ha convertido en una de las plazas más importantes.

Arranca el dominio del Norte.

En el 2008, Santos Laguna consiguió su tercer título de liga al vencer a La Máquina de la Cruz Azul en el Estadio Corona, con marcador global de 3-2, dándole así el tan ansiado campeonato y llevándolo a ser uno de los equipos a vencer en los siguientes torneos, pero ya no estaría solo.

Para el 2009, los Rayados del Monterrey alzaron la mano y les tocó enfrentar al equipo de Cruz Azul, quien perdió la corona en el Estadio Azul, al caer en los dos cotejos con marcador global de 4-6 y de esta manera otorgar el tercer título regiomontano.

Un año después, el Monterrey volvió a llegar a una Final más, ahora ante el Santos Laguna, misma que se definió en el Tecnológico de Monterrey con marcador global de 5-3 a favor de los de Vucetich.

Pasaron casi 30 años para que los Tigres volvieran a ser campeones, pero más allá de eso, la escuadra de Ricardo Ferretti se convirtió en une quipo muy sólido, características que a la larga le dieron la coronación en el Estadio Universitario ante el Santos Laguna, un 11 de diciembre del 2011, con un marcador global de 4-1. Los dos cotejos fueron ganados por los auriazules.

Llegó el 2012 y para ello las sorpresas de los campeonatos en el Norte, pues Santos y Monterrey volverían a tener otra Final más, ahora en la nueva Liga Mx, situación que mostraba el claro dominio de ambos equipos en fases finales.

Los de la comarca se coronaron en dos ocasiones, la primera en la Concachampions, también disputada contra los Rayados, y la segunda ante los mismos regios, en el Clausura 2012, efectuada en el TSM. Un sabor doble de revancha sobre los albiazules, quienes en el 2010 le robaron la oportunidad de ser campeón.

Cuando parecía que el Norte terminaba de dominar las fases finales, apareció un equipo discreto y que los reflectores no los iluminaban mucho, pero que el corazón y futbol vislumbró la verdadera luz de un plantel que decidió cambiar de objetivos y pensar en grande.

Los Xoloitzcuintles de Tijuana llegaron en el Apertura 2011 al máximo circuito para quedarse y armonizar la Liga mexicana. En tres temporadas, han conseguido lo que muchos en años  no han podido y ya cuentan con su primer título, mismo que acaban de conseguir ante el Toluca, difuminando la ilusión de los Diablos de igualar al Guadalajara en campeonatos.

En una temporada categórica, los Xolos solo perdieron dos partidos ante el mismo rival: León, en Liga y Liguilla, colocándose en el segundo lugar general, por debajo de los toluqueños quienes contaban con mayor diferencia de goles, pero que la historia los ayudó a lograr el tan ansiado título en Primera División.

El tiempo ha ido colocando a los equipos del Norte en lo más alto del futbol mexicano, la cual alguna vez le perteneció a los cuatro grandes y que hoy es opacado por las 4 Joyas del Norte, situación que comienza a ser de preocupación para los 14 restantes planteles en México.