Al parecer «los grandes» del futbol del continente americano decidieron desaparecerse esta edición de la Copa Libertadores De América, pero hay otros dos equipos que han demostrado que el nombre y la historia no lo son todo. La magia del futbol, dos equipos que se atrevieron a desafiar a los «grandes» equipos del torneo, y hoy por primera vez en su historia van a disputar una final de Copa Libertadores.

SAN LORENZO DE ALMAGRO

El camino de San Lorenzo a la final ha sido difícil, pero a lo largo del torneo ha mostrado los argumentos futbolísticos suficientes para estar a un paso de concretar el sueño libertador.

El éxito que ha tenido «El Ciclón» no es casualidad. Campeón en el torneo ante pasado (Torneo Inicial 2013) en Argentina que le valió la clasificación a la Copa Libertadores que se está disputando. San Lorenzo ha llevado a cabo un proceso de continuidad, pues al dejar la dirección técnica, Juan Antonio Pizzi para emigrar a España y dirigir al Valencia, llegó a sustituirlo Edgardo Bauza, quien ya ha conquistado la Copa Libertadores con la Liga de Quito en el 2008, pero estas circunstancias son ampliamente diferentes, pues Bauza siguió con la misma estructura e ideología de juego que sembró Pizzi, pero lo mejoró en algunos aspectos.

Estilo y Sistema:

Básicamente la misma estructura que dejó Pizzi en el equipo. San Lorenzo juega con un 4-4-2 al momento de tener el balón y es algo cauteloso con la misma, en la faceta defensiva se dibuja un 4-4-1-1 y así logra tener superioridad numérica en el medio campo y no perder el balón fácilmente.

Defensa:

Con el sistema táctico de Bauza (4-4-2) los defensas siempre juegan escalonados y cada uno toma roles diferentes, es decir que no es un marcaje zonal. Ejemplo, Mauro Cetto, o Mauro Fontanini (se han disputado la titularidad) uno de los dos centrales de San Lorenzo, casi siempre toma la responsabilidad de marcar al centro delantero rival, mientras que Santiago Gentiletti (el otro central) queda libre un poco más atrás y siempre sale a cortar cuando un rival supere la línea de volantes con el balón.

En este equipo los laterales son de gran utilidad para llegar con el balón al campo rival, y generar peligro por los extremos del campo, a demás de que juegan con una gran libertad para hacer labores ofensivas ya que uno de los volantes se puede retrasar para rearmar la línea de 4 en el fondo. Julio Buffarini ha sido una de las piezas destacables en las laterales de San Lorenzo, a pesar de que no empezó como titular, se fue ganando la confianza de Bauza y hoy ha sido clave tanto el fase defensiva, porque ha aportado mucho en el marcaje e igualmente en labores ofensivas, a demás que ha marcado la diferencia asistiendo en varias ocasiones a sus compañeros para que la pelota termine en redes contrarias.

Medio Campo:

Los cuatro encargados de propiciar la generación de juego ofensivo en San Lorenzo cubren el ancho de la cancha pero no necesariamente juegan en línea. Los dos medio campistas se escalonan y se reparten el medio campo; Juan Mercier suele cumplir la función de «stopper» o volante de corte, es decir que siempre se coloca por delante de la línea defensiva para propiciar la salida del balón cuando el equipo está en faceta ofensiva, y en faceta defensiva es el encargado de impedir o incomodar al rival para que pueda tener un juego de pases continuo. El otro medio campista es Néstor Ortigoza, que tiene un rol diferente en el medio campo, tiene tareas ofensivas con más importancia, rinde como un «conector», es vertical y tiene buen pie, a demás de que el equipo siempre suma mucho en el ataque posicional con el en la cancha.

Delantera

Dos extremos que han sido muy importantes en el trayecto de esta copa para San Lorenzo: Ignacio Piatti y la grata revelación de Héctor Daniel Villalba.

Piatti a sus casi 30 años de edad ha hecho una temporada de ensueño, anotando 3 goles en la presente Copa Libertadores y 6 goles en el pasado torneo argentino. Es el máximo goleador de San Lorenzo en esta edición de la Copa Libertadores. Su función ha sido más como un interior que como un extremo, pues su edad ya le empieza a pasar factura, pero el se siente muy cómo y se ve mejor jugando como interior, colocándose siempre al costado izquierdo del medio campo. A parte de que ha sido goleador, siempre tiene sentido la posición que ocupa, deja espacio entre líneas, aporta claridad e inteligencia y San Lorenzo siempre tiene más posesión y juego en bloque con el en el campo.

Villalba ha sido una grata revelación para el equipo argentino, tras la salida de Ángel Correa al Atlético de Madrid, el juvenil Villalba sorprendió a todos, pues tiene características similares a las de Correa. Es la parte explosiva de San Lorenzo, es rápido, creativo, genera espacios, desborda, centra, entre otras capacidades.

En el eje central de ataque, como media punta se desenvuelve el ídolo actual del equipo, Leandro Romagnoli se sitúa por atrás de el punta Mauro Matos. Romagnoli ha tenido una gran fase eliminatoria en Copa Libertadores. Coordina el ataque del equipo, ha mostrado una gran variedad de habilidades y lo más importante es que juega y hace jugar.

Esta final es la culminación de una buena directiva con una visión de continuidad que ha enriquecido al club. Hay jugadores con sentido de pertenencia, jerarquía y este es un equipo muy maduro a la hora desenvolverse en el terreno de juego.