GuadalajaraEl Club Deportivo Guadalajara se encuentra en uno de sus peores momentos institucionales. La derrota en el clásico nacional evidenció los problemas de los tapatíos, por lo que a tres jornadas de finalizar el torneo, se ve muy complicado que puedan calificar. A cuatro puntos del octavo lugar, última plaza que da lugar a la Liguilla y con un calendario difícil por cursar, el fracaso está a punto de consumarse.

Estas son las razones por las cuales el antes llamado “Campeonísimo” está en crisis:

Plantel joven

Guadalajara2

Las Chivas cuentan con un plantel muy joven, por lo que el equipo se encuentra en una reestructuración. Jugadores como Carlos Fierro, Luis Ángel Morales o Kristian Álvarez están en su etapa de formación por lo que el equipo se encuentra en el llamado cambio generacional. Esta es una causa del mal paso del equipo, pero a todos les pasa, sobre todo a Guadalajara que se ha aventurado a apostar por los jóvenes, aunque el gran defecto de este proceso es que los títulos pasan a un segundo término.

Constantes lesiones

Guadalajara3

Un plantel con constantes lesiones, merma a cualquier club y si son sus jugadores principales más. Está es otra de las razones por las que el Guadalajara no puede ser un equipo regular. El mejor ejemplo es las bajas por lesión de Marco Fabián, Jorge Enríquez y Héctor Reynoso en un mismo partido; ellos son el equilibrio en sus respectivas zonas, por lo que se ausencia se nota en el césped. Cuando el equipo no cuenta con estos tres, los rojiblancos sufren en demasía, que mejor ejemplo que las últimas tres derrotas consecutivas.

No encuentran alineación

Guadalajara4

La estabilidad de un equipo se mide desde la alineación y esta última es la que no encuentra su técnico Benjamín Galindo. Cambios de un partido a otro reflejan la falta de equilibrio del club. Es necesario planificar de forma adecuada los últimos tres partidos, si es que quieren calificar a la Liguilla. Utilizar a los jugadores más regulares y olvidarse si se recuperarán los lesionados. Una temporada sin calificar no se lo puede permitir un club de la envergadura del Guadalajara y más cuando los otros tres equipos grandes estarán en la Liguilla.