Chivas terminó de consumar su fracaso incluso antes de que termine el torneo regular. Después de perder ante Atlas, ahora el cuadro rojiblanco ya piensa en el Torneo Clausura 2018.

Dos fueron las principales noticias después del cotejo: la despedida de Rodolfo Cota de la afición y las palabras de Matías Almeyda en conferencia de prensa.

¿Cómo queda Chivas de cara al siguiente torneo y qué es lo que debe hacer para no repetir el ridículo de esta campaña? Hay puntos muy claros que se deben tratar.

¿Chivas necesita Portero?

Es un hecho que Rodolfo Cota regresará a Pachuca, es una pena que los dos últimos porteros campeones de Chivas (Oswaldo Sánchez y Cota) no hayan salido de la cantera, siendo que de ahí vienen arqueros como Alfredo Talavera, Miguel Becerra, Raúl Gudiño, Sergio Arias y Liborio Sánchez.

¿Qué falta de visión se necesita para dejar ir al talento de esa manera? Por eso ahora el Club Deportivo Guadalajara está empinado por Pachuca, quien infló el precio de un portero de mediana talla.

Antonio Rodríguez fue sentado por Gibrán Lajud en Xolos, guardameta de la Selección Mexicana juvenil. Sinceramente me causa mayor esperanza Miguel Jiménez; sería un error pensar que a Toño Rodríguez le esperan los tres postes así sin más. Será una interesante pelea por la titularidad.

Matías Almeyda puede dejar el Rebaño

Luego entonces viene lo dicho por Matías Almeyda tras la derrota con Atlas. “En dos semanas puede pasar cualquier cosa”, dijo “El Pelado” a pregunta expresa sobre su estancia en el Rebaño Sagrado.

Parece que sus maletas ya no las tiene “bien metidas” en su casa, como dijo en octubre pasado, y que los cuatro años que le quedaban se antojan difíciles de cumplir.

Lo más interesante fue que pareció condicionar su permanencia: “si queremos cambiar lo que viene, necesitaremos de algunos refuerzos”, dijo; es decir: Jorge Vergara, si no me traes lo que quiero, me voy.

Chivas desperdicia talento

Se habla que Chivas quiere de vuelta a Víctor Guzmán, una de las cartas que Néstor de la Torre dejó ir. Tan pronto se largó del Rebaño, se fue hacer el gol de la victoria en la final contra Monterrey y le dio el campeonato a Pachuca, ¿por qué regresaría a Chivas cuando fue despreciado?

El argumento de la directiva rojiblanca es bastante pobre: Víctor Guzmán es el único mexicano en los diez primeros puestos de la lista de goleo individual, por arriba incluso de Oribe Peralta, algo que, a juicio de este redactor, no dice absolutamente nada.

La historia demuestra que todos los delanteros que han llegado a Chivas son consumidos por las llamas de la mediocridad, véanse los horrorosos casos de Jared Borgetti, Rafael Márquez Lugo, Aldo de Nigris, Marco Bueno y Carlos Ochoa.

Sólo hubo un jugador que fue capaz de brillar con la playera de Chivas: Juan Francisco Palencia, ¿y qué pasó?, Jorge Vergara lo mandó a Chivas USA hasta que Pumas lo rescató del exilio para ser dos veces campeón.

Más importante que refuerzos: disciplina

Chivas tiene dos problemas claros: poca contundencia; pero sobre todo poca disciplina. Parece que las chivas se le descarriaron al pastor Almeyda, siendo Alan Pulido el ejemplo más explícito: pasó de héroe eterno (por perforar a Nahuel Guzmán en la final) a convertirse en un vulgar miembro de Acapulco Shore.

Si no hay un orden fuera de las canchas, Matías Almeyda podrá decir con toda tranquilidad: me largo a donde sí sepan ser futbolistas profesionales. Y es con esa consigna que Chivas debe encarar el siguiente torneo.

Es importante que el cuadro se refuerce; pero todavía más importante será poner orden y disciplina en los jugadores, pues de lo contrario cualquiera que llegue a vestir la playera de Chivas se va hundir exactamente igual que todos los que han llegado antes.