Generalmente escribo esta columna el lunes en la mañana, hoy no me dio tiempo y pensé que me iba a tener que desvelar, pues no pensaba distraerme ni un minuto del “partidazo” entre Pats y Chiefs. Afortunadamente para mi sueño los Pats no se han aparecido así que aprovecho a escribir lo que nos dejó la semana 4 mientras Brady se acerca a un récord de más pérdidas de balón en su carrera:

Queso para todos, menos para los despejadores.

La semana pasada algunos periodistas cuestionaron la ofensiva de los Packers, que sólo anotó 7 puntos en Detroit, a lo que Aaron Rodgers respondió “Tranquilos, nuestra ofensiva está bien”. Lo demostró lanzando 4 TD. Rodgers pasó las 25,000 yardas en sólo 98 juegos (4to en la historia por detrás de Marino, Warner y P. Manning ). Además los Packers se convirtieron en el segundo equipo con al menos 700 victorias, sólo por debajo justamente de los Bears. A los que no les gustó el partido (además de los fans de Chicago) fue a los pateadores de despeje, este fue el segundo partido en la historia de la NFL en no tener patadas de despeje, el primero fue en 1992 entre Bills y Niners.