Marco Fabián

¿Marquito? ¡MARCOTE! Ciertamente no continuó con la racha goleador con la que llegó a los juegos olímpicos, pero nunca dejó de romperse el alma en la cancha y pese a no jugar en la mayoría del tiempo en su posición nata, si demostró lo crack que es y fue pieza fundamental para conseguir el ORO. Calificación: 9