luis-enrique

Nuevamente llegan dudas para el equipo que lo gano todo hace algunos años, un equipo que parecía invencible desarrollando un futbol impresionante.

Al Barcelona se le terminó la pólvora con la que rompía todos los esquemas. Hace algunos años también viene arrastrando dudas sobre el buen funcionamiento del equipo y pareció que Luis Enrique había encontrado la fórmula.

Esta temporada se ha enfrentado a dos grandes equipo y ha obtenido dos derrotas, surgen dudas sobre la defensa, el funcionamiento, el rendimiento de algunos jugadores, muchas cosas que no terminan por convencer del equipo.

Después del último clásico parece que el técnico Luis Enrique definirá sobre el parado inicial ya que algunos no estuvieron a la altura y podrían pasar de ser indispensables al banquillo para darle cabida a quienes inicialmente mostrarían la evolución en el esquema catalán.

La prensa española señaló realmente el nulo cambio desde aquel Barcelona que consiguió la Champions League en Wembley con únicamente 3 jugadores distintos y uno de ellos el portero. Se ha visto un equipo desfigurado, destapado, encerrado, sin variantes ni claridad en el juego, aunque gran parte de este bajo Barcelona es gracias al rival que ha logrado descifrar su juego anulándolo de toda opción.