Uno de los equipos que más han sorprendido en el arranque de temporada en la NFL son Los Angeles Rams. Son el sorpresivo líder en el Oeste de la NFC y su ofensiva es la mejor, por lo menos en números, desde la histórica que tuvieron a principios de este siglo. Pasaron de ser la peor a una de las más entretenidas de ver de un año a otro.

Es verdad que el año pasado también arrancaron con la misma marca y que después de eso solo ganaron un partido. Pero el 2017 parece tener un aire diferente, sobre todo porque ya no está Jeff Fisher en los controles.

Veamos razones por las que los Rams son de verdad y si lo podrán sostener lo que resta del año.

La ofensiva ha renacido.

Jared Goff estaba en una complicada situación el año pasado. Había sido el pick número 1 del draft y las expectativas en él eran muchas, pero su coach ni lo volteaba a ver, lo peor que le puede pasar a un QB joven es que su primer coach en la NFL sea uno especialista en defensiva, Fisher era eso. Goff jugó en 7 partidos el año pasado y se fue con 5 pases de anotación, los mismos que tuvo en los 2 últimos partidos ante San Francisco y los Cowboys.

Goff es tercero en rating, solo debajo de Alex Smith y Tom Brady, apenas ha entregado el balón una vez. Los Rams pasaron de ser el peor equipo anotando a, tras 4 semanas, ser el mejor, primera vez que sucede desde 1954.

El mejor amigo de un QB joven es el ataque terrestre, si no pregúntenle a Dak Prescott. Todd Gurley está jugando como el mejor corredor en toda la liga, sus números ante los 49ers rayaron en lo histórico y fue fundamental en la segunda mitad del partido ante los Cowboys para ganar el partido. Aquí el coach también tiene mucho que ver, no sólo es un corredor clásico, ahora atrapa el balón y esas yardas de descargo son fundamentales para su QB, a campo abierto es un peligro.

Gerald Everett (TE) y Cooper Kupp (WR) fueron las 2 primeras selecciones en este draft y eso también ayuda a un cambio de look en la ofensiva. Junto con Woods y Watkins forman un ataque aéreo más que decente. Austin que era el WR número 1 en 2016, ahora es el cuarto.

Mucho tiempo la defensiva fue la mejor unidad de este equipo,es hora de voltear a ver a esa joven ofensiva.

Un coach joven, con nuevos aires.

Sean McVay es todo lo contrario a Fisher, el coach de 31 años es mucho más juvenil y moderno que su antecesor y se puede notar en como juegan los Rams en 2017. Su actitud es ideal para un equipo en Los Angeles donde sabemos todo el glamour que eso conlleva, tienes que ganar, pero además de eso hacerlo con estilo, una ciudad acostumbrada a eso espera lo mismo de su equipo de futbol americano.

La llegada de Wade Phillips y su experiencia es ideal para un coach joven. El ex campeón con los Broncos se encarga por completo de la defensa, McVay muchas veces prefiere sentarse en una hielera y dejar al veterano estar en los controles mientras esa unidad está en el campo. Los últimos 3 partidos han recibido una buena cantidad de puntos, pero han parado al equipo rival a la hora buena para llevarse la victoria. Aaron Donald reportó tarde, en cuanto agarre ritmo esa DL será la mejor de la NFL, sobre todo por como está jugando Michael Brockers.

McVay de momento es el fit ideal para los Rams, seguramente que le darán el mismo tiempo que a Fisher, que sin ganar nada se mantuvo en el cargo sin una explicación clara.

¿Volverán a playoffs?

Las lesiones siempre son fundamentales, pero el calendario es bastante favorable, aunque tienen visitas complicadas como a Minnesota y Titans, además de los 2 partidos ante Seattle, incluido el primero en casa el próximo domingo. Visto a Seattle y Arizona, el ganador de esta división tendrá máximo 10 y u 11 victorias, con 9 pueden estar en la conversación y si no el wild card también es una chance, lo pelearán con algún equipo de la NFC Sur.

Los Rams regresaron en 2016 a Los Angeles, pero se siente más en este 2017, algo bueno se está construyendo ahí, que a nadie sorprenda si los vemos jugando en enero.