En el momento en que me enteré de los rumores de la llegada de Diego Armando a los Dorados, pensé que era uno de esos chismes que se difunden por redes, tipo los del fin del mundo que tanto les gustan, luego pensé en: futbol mexicano, Ronaldinho, Donovan, venta de franquicias, mercado de piernas, y fue cuando comencé a tomarlo enserio hasta que se confirmó.

Hoy, Diego Maradona es el nuevo director técnico de los Dorados de Sinaloa, y ya es la comidilla de todos, unos cuantos a favor, y muchos otros polemizando con la decisión.

¿Qué postura tomar con respecto a esto?

Récord pobre

La reputación de Maradona afuera de las canchas no dista tanto de su reputación como Director Técnico, teniendo un pasado turbulento y fugaz -tal cual como acostumbra- tomando equipos de chile, dulce, manteca y con resultados poco alentadores y sin ningún título conseguido hasta el momento.

Equipos: 

Mandiyú 1994

Racing 1995

Selección Argentina 2008

Al Wasl 2012

Al Fujairah 2017

PJ 93 G 43 E 26 P 26

Efectividad: 46%

Evidentemente, el trabajo que tuvo más reflectores fue con la Argentina, culminando con el desastre que resultó Sudáfrica 2010 y la goleada ante Alemania. Posterior a ello, todo ha sido un circo, dirigiendo equipos árabes, con su respectiva cuota de polémica, terminando mal a la hora de su despedida -por no decir despido- y todo indica que el circo no ha terminado aún.

¿Para qué lo trae Dorados?

Eso es muy sencillo, para lo mismo que Querétaro trajo a Ronaldinho, o León a Donovan, para estar en boca de todos y que todo el mundo voltee a verlo, incluso a pesar de que los resultados deportivos serán adversos. Y es que, seamos sinceros, a pesar de ser una división inferior, las cualidades técnicas de Maradona poca diferencia harán en el plantel, y peor aún, dudo mucho que la atención del argentino se mantenga mucho tiempo en el día a día del equipo, es más, me sorprendería mucho que aparezca en la banca en todos los partidos. Vino de vacaciones.

¿Qué esperar?

Show, escándalos y muy pocos resultados para guardar, es la realidad de Maradona desde que se retiró, con más polémica que cosas buenas, así que no habría por qué esperar algo diferente, llegando a un equipo con hambre de protagonismo que no está teniendo buenos resultados en el ascenso, marchando en el fondo de la tabla, así que ahora más que nunca, se ve lejano el regreso del pez al máximo circuito.

Una rayita más para el tigre del futbol mexicano…