RUEDA EL BALON EN SEVILLA

—Amor, el partido está por comenzar  —Ya, ya, ya estamos entrando tranquilo. Y así era, Charles Corver que era el árbitro daba inicio a la semifinal de España 82 y el balón ya rodaba en el césped de Sevilla. Mientras el matrimonio buscaba sus lugares el partido comenzó con buen ritmo y pues era de esperarse por las estrellas que jugaban y por lo que se jugaba esa noche. Los alemanes tenían el balón mientras Leo encontró sus asientos y la emoción lo invadió totalmente.

Un Leo emocionado pregunto — ¿Quieres que te compre algo? Y ella con un semblante distraído respondió un tajante —No… quería ir de compras ¡No quiero nada! Mientras los franceses dispararon ambas veces al arco de Harold Schumacher el portero alemán, la bulla de la gente era de total emoción y Leonardo insistía en comprar algo para su esposa y al 14’ Ficher cobra un libre indirecto que pega en el poste francés y la primera gran emoción se hacía presente en lo que se antojaba que sería una fantástica noche. —Y tu ¿a quién apoyas? Todos tienen a su favorito. —La verdad no tengo a ningún favorito ambas son grandes selecciones, respondió Leonardo mientras la abrazaba para confortarle y que comenzara a disfrutar el juego.

Pasaban los minutos y el ritmo del juego era tremendo —Mira el 10 de Francia se llama Michel Platini es su mejor jugador. Y la sentencia del marido era correcta pues tomaba las riendas de Francia con su calidad. Una jugada teutona puso de pie a todo el estadio el portero ataja y el remateeeeee… ¡GOOOOOOOOOOL! Leonardo grito ante la mirada de Victoria y Alemania ya lo ganaba con gol de Littbarski.