Hace apenas un par de temporadas, el Mónaco terminaba con la hegemonía del Paris Saint-Germain de 4 años consecutivos consiguiendo el título de la Ligue 1 de Francia. Aquella mágica temporada de 2016-17 el conjunto del Monaco contaba con jugadores como: Radamel Falcao, João Moutinho, Bernardo Silva, Kylian Mbappé y Thomas Lemar entre otros. Aquel joven conjunto se metió hasta las semifinales de la UEFA Champions League donde caerían ante la Juventus. El futuro parecía promisorio para el equipo.

Hoy la realidad es otra. Sumido en una espiral que parece no tener fondo, el conjunto del principado no encuentra la forma de salir de la zona de descenso., donde actualmente, y con apenas 15 puntos, se encuentra en la penúltima posición de la tabla, con lo que descenderían automáticamente al finalizar la temporada. En Champions League terminaron últimos de su grupo con apenas 1 punto, por lo que la crisis no se limita solamente al torneo local.

En su último partido ante el Dijon, un rival directo en la zona de descenso, cayeron 2 goles a 0, dejando la impresión de que el equipo parece condenado nuevamente a la Ligue 2. Recordemos que al finalizar la temporada 2010-11, el Mónaco cayó a la segunda división del futbol francés regresando dos años después.

¿Cuál es el motivo de esta crisis? A continuación 3 posibles respuestas:

Compra-venta de jugadores

Aunque es cierto que el Monaco se ha caracterizado por la venta de jugadores a equipos de la elite europea, hoy esa forma de administrar la plantilla le está costando caro. Las salidas de jugadores como Fabinho (Liverpool), João Moutinho (Wolves), Thomas Lemar (Atlético de Madrid), Rachid Ghezzal (Leicester) y Kylian Mbapeé (PSG) han mermado por completo a la plantilla del Monaco. Sumado a las incorporaciones que son en su gran mayoría son jóvenes con gran proyección a futuro, la plantilla quedó debilitada. Es cierto que recientemente incorporaron a Cesc Fabregas para apuntalar el mediocampo, sin embargo, nunca encontraron las piezas necesarias para cubrir las bajas de jugadores ya establecidos en el equipo.

Poca producción ofensiva

Pasada la mitad de temporada, ningún jugador del Mónaco supera los 10 goles, ni siquiera su goleador Radamel Falcao, quien suma apenas 9 anotaciones, le sigue Youri Tielemans con 5, a partir de ahí, los goles se los reparten diversos jugadores (ninguno con más de 3 anotaciones). En 22 partidos de Ligue 1, suman la anémica cantidad de 19 goles, una cifra sumamente escasa y que los tiene al borde del abismo.

Inestabilidad en el banquillo

Leonardo Jardim comenzó la temporada con una victoria en casa del Nantes, luego de eso caería en una racha de 8 partidos sin conocer la victoria, lo cual generó el despido de Jardim. En su reemplazo llego un viejo conocido de la afición, Thierry Henry. La racha que Jardim había dejado, se prolongó 4 partidos más, hasta que en casa del Caen, el Mónaco por fin regresaba a la senda del triunfo. A pesar de la llegada de un nuevo estratega, continuaban por el callejón de la penumbra, Henry no encontraba respuestas y solo 12 partidos después, el francés seria cesado luego de la aparatosa caída en casa ante el Strasbourg (1-5). ¿Su reemplazo? Nuevamente el portugués Leonardo Jardim, quien asumió el cargo por segunda ocasión en la temporada con la encomienda de sacar al Monaco de los últimos lugares de la tabla.

¿Se salvará?

Llegado a este punto de la temporada, es sencillo anotar los puntos que realizó de manera incorrecta el conjunto del principado, sin embargo, a inicios de temporada era imposible que alguien apostara por una temporada tan paupérrima del Monaco. La plantilla tiene mucho mayor potencial del que está mostrando ahora y eso me hace pensar que se salvaran del descenso, pero de hacerlo, tendrán que apuntalar la plantilla con jugadores de mayor bagaje en Europa, pues la plantilla actual es demasiado joven, aunque con mucho talento a futuro.

Creo que Jardim logrará el objetivo de salvar al equipo, pues tiene mucho mejor plantel que los demás equipos que pelean la zona baja de la tabla, para ello tendrá que hacer que el equipo mejore de inmediato, pues aunque solo está a cuatro puntos de la zona de salvación, no hay tiempo que perder.