Atlanta Falcons.
Récord: 2-6.

FALCONS AT Si para cualquier aficionado a la NFL es decepcionante ver a un equipo tan copado de talento como los Falcons en esta situación, ya me imagino para sus seguidores.
¿Por qué un conjunto con un QB como Matt Ryan y receptores monstruosos (en el buen sentido) como Julio Jones tiene únicamente dos juegos ganados? Parte de la respuesta reside en su pobre línea ofensiva.

Durante la pretemporada perdieron al tacle Sam Baker por una lesión de ligamentos y el problema no terminó ahí; en septiembre perdieron justo al centro titular Joe Hawley y apenas este domingo a su reemplazo, Peter Konz. La única pieza que se ha mantenido saludable es su pick de primera ronda en el draft, el tacle Jake Matthews. Si uno revisa el depth chart de los Falcons se encontrará con que el guardia de segunda temporada, Harland Gunn, está como reemplazo en ambos lados del QB y también como centro, eso habla del hospital que es esta línea ofensiva. El resultado: Un Ryan en constante presión que no tiene tiempo de lanzar las rutas que hacen receptores como Jones o Roddy White. Y con esa línea parchada, ni pensar en hacer un buen juego terrestre, así tengas a una estrella como Steven Jackson. A pesar de ello, la ofensiva de Falcons es la octava de la liga en yardas totales (375.6), pero de qué sirve generar tanto si sólo anotas 24 puntos en promedio. Es decir, la otra parte del problema es efectividad y zona roja.

En cuanto a la defensiva, tampoco ha estado al nivel de lo que se esperaba: lugar 31 con 408 yardas permitidas. Se ve entonces, que la cuestión general con Halcones es un entrenamiento pobre, lo cual es casi incomprensible, pues Mike Smith ha demostrado ser el indicado para este equipo y la llegada de otro experimentado como Mike Nolan a la defensa fue un buen movimiento hace dos años.
¿Tiempos de cambio? Parece ser que sí, al menos con los coaches asistentes. Sin embargo, es justo en esta coyuntura de una temporada ya prácticamente perdida que “Matty Ice” tiene que demostrar ser un líder. O de otra forma, el cambio también podría considerarse en su posición.