Después de una larga espera, Cam Newton encontró su hogar. El ex-MVP finalmente firmó en New England y aunque el contrato demuestra que se encontrará en una situación de prueba, la posibilidad de éxito a un muy bajo precio para un jugador de su calibre resulta muy alta.

Su estadía en Carolina de más está decir que fue espectacular, siendo hasta ahora el mejor jugador en la historia de dicha franquicia. Los Panthers se encuentran actualmente en un proceso de reconstrucción por lo cual decidieron desprenderse de Cam y buscar otros horizontes bajo centro, específicamente en Teddy Bridgewater.

¿ESTÁ SANO?

La pregunta del millón, todo el éxito que consiga o deje de conseguir Newton en New England estará directamente ligado a su habilidad por mantenerse sano. Hasta ahora, las lesiones lo han mantenido fuera del campo en repetidas ocasiones, con dos lesiones importantes en los últimos tres años. Como lo hemos comentado antes, la disponibilidad es la mejor habilidad en la NFL.

Las lesiones a lo largo de su carrera tienen mucho que ver con su estilo de juego como quarterback, Newton es un jugador extremadamente físico que no teme a recibir el contacto y con la habilidad de correr por dentro de los tackles, arma que lo hace letal en zona roja aunado a su fusil en el brazo derecho. Lamentablemente para Cam, en Carolina demostraron que pensaban que reforzar la línea ofensiva y proteger a la cara de su franquicia era negociable u opcional, similar a lo que le sucedió a Andrew Luck con los Indianapolis Colts en sus primeros años. New England entiende que la línea ofensiva es una prioridad en esta liga y Newton no sufrirá en ese rubro, al menos no como lo hizo con los Panthers.

JOSH MCDANIELS

Un factor decisivo para la firma, seguramente tuvo que ser Josh McDaniels. El coordinador ofensivo tiene una adaptabilidad fantástica para esquematizar su sistema ofensivo en base a las virtudes de sus jugadores. Ésta ofensiva distará mucho de lo que vimos a lo largo de la estadía de Tom Brady y con toda razón, las habilidades de uno y otro son completamente distintas.

Durante toda su carrera en la NFL, Newton no ha recibido un coacheo del nivel que recibirá en los Patriots. Bill Belichick es el mejor entrenador de la historia y McDaniels un «playcaller» magnífico. El desconocimiento del sistema ofensivo en New England termina siendo relativo e irrelevante para Newton, puesto que como lo comenté anteriormente, este es un sistema que se adapta a las habilidades y saca lo mejor de cada jugador.

ARMAS

Otra interrogante para los Patriots entrando a la temporada 2020 serán las armas que rodeen al nuevo quarterback. Julian Edelman se encuentra ya entrado en años y sus mejores días quedaron atrás, sin embargo aún es un jugador extremadamente productivo al cual Newton el puede sacar mucho provecho. Mohamed Sanu y N’Keal Harry no asustan a ninguna defensiva pero son jugadores decentes y Cam ha demostrado la capacidad de elevar el nivel de los jugadores a su alrededor.

Recordemos que Newton es un quarterback que gusta de lanzar y alimentar a sus corredores por la vía aérea. James White es uno de los mejores en la liga a la hora de establecerse como opción o válvula de seguridad para su mariscal.

¿TENDRÁ O NO ÉXITO EN NEW ENGLAND?

La NFL sigue permitiendo que talentos generacionales se junten con entrenadores de élite. No nos sorprendamos cuando uno de los jugadores más talentosos en los últimos tiempos tenga una de las mejores temporadas de su carrera. Newton viene recargado, sano y con hambre de hacer pagar al resto de la NFL por obligarlo a permanecer en la agencia libre por tanto tiempo, ¿Quién mejor que Bill Belichick y Josh McDaniels para sacar lo mejor de un jugador con tanta sed de venganza?