Los Pittsburgh Steelers han ligado dos victorias cruciales que han reavivado su “carrera” por el título. Tras un inicio complicado en el emparrillado y por temas contractuales con su corredor estrella, Le’Veon Bell, los “hombres de acero” parecen empezar a carburar, y con su semana de descanso a la vista, podríamos estar presenciando el regreso de un equipo peligroso en la segunda mitad de campaña.

Ben Roethlisberger y la ofensiva

El talento que existe en la unidad ofensiva de los Steelers, es indudable. El contar con un mariscal de campo como Ben Roethlisberger, es un beneficio que pocas franquicias gozan. A pesar de que ya son 15 temporadas para el veterano mariscal, aún podemos apreciar la indudable capacidad que tiene para responder en momentos clave. Actualmente, es el líder pasador de la liga con 2,033 yardas, y a este paso, podría estar eclipsando su mejor registro en este rubro.

La conexión en el “WiFi” entre el Big Ben y Antonio Brown, no ha sido tan “potente” esta campaña, pero aún así, esta maravillosa mancuerna se ha fusionado seis veces en la zona de anotación. La cantidad de envíos hacia Brown ha disminuido, pero no el impacto, y el claro ejemplo de esto, se presenció ante los Bengals. Fueron sólo 5 conexiones entre Brown y Ben, pero estas valieron para un total de 105 yardas, incluyendo una de 31 para ganar el encuentro con 10 segundos en el reloj.

Las dobles marcas a Antonio Brown, le han permitido a Juju Smith Schuster aparecer con más constancia en la ecuación ofensiva de los Steelers. El joven receptor de segundo año, ya es un favorito en la lista de armas para Ben Roethlisberger. Promedia 7 recepciones por partido, y después de tan sólo seis semanas de juego, está a 16 de igualar su total conseguido la campaña pasada.

También hemos podido observar en las últimas semanas, la incorporación de las alas cerradas, Vance McDonald y Jesse James, al plan de juego de Randy Fichtner. Esto, ha abierto aún más, el «abanico” de posibilidades para Big Ben.

Enfocándonos al juego terrestre, los Steelers no han sufrido en demasía la ausencia de  Le’Veon Bell. James Conner ha sido un digno poseedor del ovoide por tierra, y aunque sus capacidades no igualan las de Bell, sí ha sido un factor fundamental en el esquema ofensivo. Sus 7 anotaciones han igualado el mejor inicio por tierra en la historia de la franquicia, y se ha colocado como el quinto mejor “traga yardas” de la liga. Ahora, el problema es que aunque ha superado las 100 yardas en la mitad de los encuentros, también ha quedado mucho a deber en la otra fracción.

Regreso de Le’Veon Bell

Diversas notas y comunicados, indican que en la semana de descanso, Le’Veon Bell se reincorporará al conjunto “acerero”, esto, con la finalidad de volver a equiparse para la semana 8 ante los Cleveland Browns en el Heinz Field.

El regreso de Bell es una buena noticia para la “Steelers Nation”, aunque esta, sigue dolida por la falta de profesionalismo del integrante de las “killer B`s”. La dimensión que el juego terrestre puede tomar con la dupla “Bell/Conner”, hace volar la imaginación de los fanáticos.

La carga de acarreos y de “snaps”, seguramente será dividida en mayor proporción, al igual que el desgaste físico de Bell. Esta carga de balasto, es la principal razón por la cual el “dorsal 26” exige un contrato multi-anual. Menciona que la probabilidad de lesión es alta, y la seguridad de un futuro económico no.

¿Falta algo por mejorar?

La mayor incógnita para los Pittsburgh Steelers, continúa siendo la defensa, aunque existe una ligera esperanza de que este anémico conjunto pueda mejorar y ser lo suficientemente funcional para poder aspirar a un título.

Después de las primeras cuatro semanas de calendario, esta defensa permitió un total de 116 puntos, es decir, un promedio de casi 30 unidades por encuentro. Es imposible pensar que un equipo pueda ganar un campeonato si permite esta cantidad industrial de “golpes” a la pizarra.

Ahora, hablo de esperanza, debido a que en las últimas dos semanas, fueron capaces de tan sólo permitir 17 puntos ante una de las mejores “máquinas anotadoras” de la liga, en los Atalanta Falcones. Al igual que de mantenerse firmes, ante unos efectivos Cincinnati Bengals en la “jungla”.

Los elementos clave están puestos sobre la mesa. Los Steelers tienen que aprovechar la semana de descanso, y encarar como si no hubiera un mañana la segunda mitad de calendario. Mike Tomlin, Randy Fichtner y Keith Butler, tienen que demostrar que son dignos portadores de la “diana” en las “sidelines”.