Icono de la Juve

jpgEl primero consiste en construir el equipo alrededor del jugador francés, convirtiéndolo en la pieza fundamental del proyecto para los próximos años, siguiendo la estrategia que les ha dado tantos frutos en los últimos años, buscar jugadores libres (Pirlo, Llorente o Coman son jugadres que llegaron gratis) o de bajo costo (Tévez costó 12 millones) para seguir reforzando el equipo. El propio jugador ha dicho que se encuentra feliz en Turín y que de momento no piensa cambiar de aires. Pero hay dos problemas con este escenario. El primero es el salario. La Juve tiene un tope salarial de unos 4.5 millones de euros, muy por debajo de lo que pagan las demás potencias europeas, por lo que tarde o temprano el jugador puede ser seducido por alguna oferta que le pudiera ofrecer mas del triple de lo que podría ganar en Turín.

El segundo problema es el hecho de que la Juve no ha dado ese paso adelante en Europa como se esperaba. Al estar dominando la Serie A como lo ha hecho las últimas 3 temporadas y lo que llevamos de esta, se pensaría que el quipo sería muy competitivo en Europa, per la realidad es otra. La temporada pasada el quipo se quedó en la primera ronda de la Champions, y esta temporada pasó en segundo lugar. En caso no formar un equipo que pueda tomar Europa por asalto, el jugador francés podría ver con buenos ojos un traspaso a un equipo contendiente para la Champions.