Analizando el primer cuarto de esta temporada 2017 y con 4 semanas ya jugadas existen algunos aspectos a destacar como el status de los Pats que increíblemente están como terceros en la AFC east, donde hasta ahora los Bills son líderes. Eso si, hay equipos que no cambian, Y uno de ellos son los Cleveland  Browns y su insufrible deseo de perder, equipo al que considero como el peor hasta el momento, expliquemos un poco el por qué.

Se esperaba otra cosa

De entrada no se esperaba que este equipo iniciara de nuevo así, por la ligera mejora en algunas de sus líneas, y un draft llamémosle «inteligente» se esperaba un poco más de los Browns, pero cada partido han ido involucionando, lo cual no deja de ser preocupante, a diferencia de sus compañeros sotaneros como lo son los Chargers, Giants y los Niners que aún no conocen la victoria y se encuentran en el limbo del 0-4.

Sin espíritu

Los Browns no han logrado tener la ventaja en NINGUNO de sus cuatro partidos, es decir, no pueden pegar primero, mientras los Chargers se las ingenian para terminar perdiendo y complicandose juegos (de varias temporadas a la fecha) y los Niners pelean con una defensiva que a ratos parece sólida y una ofensiva en desarrollo, los Browns salen al campo listos para comenzar a perder, con excepción del juego de la semana 1 ante Pittsburgh, donde se les vio pelear y vender cara la derrota; es algo que no se puede entender del todo. En algún punto me pregunto si siquiera tienen la intención de ganar el volado cuando los capitanes se presentan ante los oficiales previo a iniciar el partido.

El segundo cuarto en los partidos de los Browns se ha convertido en su losa más pesada, no puedes irte abajo tan rápido y tan fácil, los Browns en sus 2dos cuartos han permitido 63 puntos por 21 a favor, es decir, permiten 16 puntos promedio en los 2dos cuartos, 60% de los puntos que les anotan caen en ese lapso de 15 minutos. 

El domingo en la derrota por 31-7 vs los Bengals permitieron tres anotaciones, una de ellas de 61 yardas justo 47 segundos antes de llegar al medio tiempo.  El ir perdiendo tan pronto en un partido por su puesto que modificará la estrategia inicial del mismo, no podrás correr el balón como quisieras ya que el reloj ya no es tu aliado, y teniendo un QB novato como Kizer quien necesita más calma para continuar su curva de aprendizaje, esto se vuelve un cúmulo de errores forzados que sólo alimentan el momentum del rival.

¿Dan para más?

Creo que estos Browns pueden mejorar, en la manera en que resistan y comprendan que no pueden entregar la primera mitad y después esperar que el remar vs la corriente les dé un resultado. En el segundo cuarto de esta temporada creo que podrán darle una sorpresa a los Jets, pero después siguen juegos vs Texans, Titans y Vikings por lo que el panorama no luce nada alentador.

Una buena noticia quizás sería que su first round pick, el novato Myles Garrett podría debutar este domingo al estar ya recuperado de su lesión del tobillo. Pero al final del día recordemos que son los Browns y al verlos podemos esperar el mandato de «la Ley de Murphy», lo que pueda salir mal, saldrá mal.