Johnny Manziel

hi-res-6036c4cc4369894a2297cd291b8bcd12_crop_north

Johnny “Banca”, perdón Johnny Manziel, tiene el nivel y la capacidad de hacer grandes cosas, lo demostró en su nivel colegial, pero no en la NFL. Tiene una gran velocidad en los pies y tiene un sexto sentido que le ayuda a hacer y ser un Playmaker. Solo que hay cuestiones dentro y fuera de los campos que no le ayudan. Sus videos en fiestas tirando cerveza, sus comentarios en los que acepta que no se sabe completamente el Play Book (Bueno, por lo menos es sincero), su seña de no muy buen modo a la banca de los Redskins, su terrible control del balón en la bolsa de protección y sin mencionar sus pésimos pases profundos. Esto no le ayudan en nada en ganarle el lugar a Bryan Hoyer (Quien tampoco puede presumir nada) y ganarse la confianza de su Head Coach, Mike Pettine, que dejó claro desde un inicio que Hoyer era el titular del equipo.

Compartió series y repeticiones con el primer equipo en casi todos los partidos de la pretemporada, se mostró mejor que Hoyer en algunos aspectos. Corriendo y pasando el balón Manziel hace grandes cosas, algunas arriesgadas y que no le salen en la mayoría de las jugadas, pero tiene el valor de hacerlas.

Los Browns sabían que Manziel sería un Playmaker o un Bust, que está en una línea muy delgada de hacer que la franquicia gané más partidos o que no gane ni uno. Por eso le dieron la confianza a Hoyer, un QB más tradicional que protege mejor el balón y que no es tan arriesgado como Manziel. Pero seamos sinceros, por eso los Browns lo seleccionaron, para no ser el mismo equipo de siempre, para darle una razón a los fans de que no sería otra temporada mediocre para el equipo.  Si Manziel hubiera cuidado los aspectos extra cancha y comportarse dentro de ella, sería el QB titular para los Browns, no tiene que cambiar nada en su juego, por eso es un jugador tan explosivo y por eso es tan único, el futuro de la liga puede verse en él. Si logra mejorar en esos aspectos, podremos ver a un jugador como nunca, de eso estoy seguro. Ahora solo tiene que esperar a que Hoyer se equivoque para que empecemos a ver de lo que el ganador del Heisman puede hacer.