CrisisChivasA pesar de encadenar tres derrotas consecutivas, las Chivas buscarán romper esa mala racha cuando el sábado se dispute una edición más del clásico tapatío.Es la última llamada para el club más ganador en la historia de la liga; con 16 puntos se encuentra a 4 unidades del octavo lugar, última plaza que otorga un lugar en Liguilla, por lo que de no ganar estaría prácticamente eliminado. Estas son las razones por las cuales el rebaño sagrado se tendrá que conformar con ver por televisión la fase final:

No recupera a jugadores clave

LesionesLa derrota en el clásico nacional no solo pegó en lo anímico, sino en la pérdida de jugadores a causa de lesiones.

La falta de Marco Fabián, Héctor Reynoso y Jorge Enríquez será factor para que las Chivas no levanten en la parte final del torneo,  cubrir sus lugares ha resultado un dolor de cabeza para el técnico Benjamín Galindo por lo que veo pocas probabilidades de que aspire a la fase final.

Visitante Irregular

CrisisSi algo ha caracterizado a lo largo de la temporada al equipo del chiverio es su paupérrimo nivel cuando juega de visitante. La única vez que logró ganar en campo contrario fue en la Jornada 6, cuando venció al Monterrey con gol de Rafael Márquez Lugo.

El objetivo del club rojiblanco será romper con esa mala racha aunque en el papel sus números en esta temporada no le ayudan mucho.

Plantel inexperto

JovenSi algo condena a que Chivas nuevamente no ingrese a la Liguilla es que cuenta con un plantel novato. La mayoría de los jugadores están en un proceso de adaptación y madurez y sería una injusticia pedirles ser el soporte del club.

A pesar de que muchos de ellos se destacan por grandes virtudes, aún son un diamante en bruto, por lo que tendrán que pulirse para que en el futuro sean las verdaderas apuestas.